Las obras del colegio 103 arrancan tras diez cursos en barracones

Trabajos en el solar del nuevo centro, en el barrio de Penya-Roja. /LP
Trabajos en el solar del nuevo centro, en el barrio de Penya-Roja. / LP

Dos generaciones de niños han recibido todas las clases en un centro provisional y los trabajos llegan seis años después de la primera promesa

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

Las máquinas han entrado ya en el solar situado junto a las antiguas naves de Cross de Valencia que acogerá el nuevo colegio 103. La actividad irá creciendo en los próximos meses, pero de momento se centra en demoler estructuras previas, en el movimiento de tierras y en adecuar los servicios públicos necesarios para los trabajos.

Un par de casetas de obras, una excavadora y un camión volquete han servido para llenar de esperanza a los padres del centro, que ya se percataron en la segunda semana de enero de que había movimiento. Protagonistas involuntarios de una de las historias más ignominiosas de la educación valenciana, aseguran que el inicio de obras «les tranquiliza», aunque el Ampa espera «que no se compliquen» como en otros centros. La sombra del Regina Violant de Almassora es alargada.

Desde la Conselleria de Educación confirman el inicio de las obras «tal y como estaba previsto». Las familias saben mucho de previsiones... incumplidas. El primer plazo que se les trasladó desde la administración hablaba de empezar en 2012. Mucho ha llovido desde entonces.

El 103, el único en barracones de la ciudad, acumula diez cursos en aulas provisionales. Licencias caducadas, descontaminación de terrenos, burocracia y desidia política marcan una travesía por el desierto que acabará, si todo va bien, en julio de 2019, con un centro nuevo de tres líneas. De momento al terminar el curso dos generaciones de niños habrán recibido todas sus clases de Infantil y Primaria en barracones.

Fotos

Vídeos