Las obras del Cabanyal obligan a trasladar la mitad de las paradas del mercadillo

Irene Marsilla

L. SORIANO

Las obras de reurbanización de varias calles del Cabanyal-Canyamelar en breve llegarán a la avenida Mediterráneo, una de las arterías más importantes del barrio, y Escalante. Para poder acometer los trabajos de ampliación de aceras y renovación de redes de alumbrado y saneamiento será necesario trasladar buena parte de las paradas del mercado de venta no sedentaria a otro punto del barrio.

Según avanzan desde la concejalía de Comercio y Mercados que preside Carlos Galiana, para hacer compatible la continuidad de la venta y la realización de las obras de reurbanización se ha decidido trasladar casi la mitad de los puestos a la zona más próxima a la estación ferroviaria del Cabanyal, concretamente al aparcamiento de Mariano Blas de Lezo; Juan Mercader, entre el tramo final de la avenida Blasco Ibáñez y Felipe de Gauna y la calle Luis Despuig.

Los vendedores ya están advertidos del cambio de ubicación y se hará efectivo a partir del jueves 3 de agosto. «En las calles donde no se van a hacer obras las paradas permanecerán sin ningún cambio, para que los clientes puedan encontrar a los vendedores en sus localizaciones habituales. Y las que se trasladan es porque se ven afectadas directamente por las obras», indican desde la concejalía de Mercados.

Como las obras durarán varios meses, el traslado provisional seguirá vigente hasta la finalización de las mismas, que podría ser en el mes de diciembre. En caso de que prosigan, ya estudiarían si mantener en este punto el mercadillo extraordinario de la noche de Reyes.

Fotos

Vídeos