Nuevas pintadas ensucian los casilicios del Puente del Mar rehabilitados en marzo de 2016

Una de las pintadas, en un casilicio del Puente del Mar. / jesús signes
Una de las pintadas, en un casilicio del Puente del Mar. / jesús signes

Los monumentos incluyen imágenes de la Mare de Déu y San Pascual Bailón y se adecentaron durante las obras de conservación de la pasarela

ÁLEX SERRANO

valencia. En una semana particulamente complicada para el patrimonio valenciano, con pintadas en la Lonja de la Seda, declarada Patrimonio de la Humanidad, han aparecido nuevos grafitis en los casilicios del Puente del Mar, que incluyen imágenes de la Mare de Déu y San Pascual Bailón.

Los vecinos de la zona lo denunciaron ayer y protestaron por la falta de vigilancia del Jardín del Turia, pese a que según el Consistorio hay un total de 29 cámaras de circuito cerrado de televisión que vigilan el parque. Sin embargo, es habitual encontrarse pintadas en los pretiles de los puentes históricos, como las que ayer aparecieron en los casilicios del Pont de la Mar.

Se trata de dos grafitis con el nombre de dos reconocidos anarquistas, Ascaso y Durruti. El primero murió en 1936 durante el asalto al cuartel de las Atarazanas en Barcelona y el segundo es quizá el anarquista más reconocido de España, que también murió en Madrid en 1936 en plena batalla en la Ciudad Universitaria. Las palabras manchan las placas situadas bajo cada uno de los dos casilicios.

La rehabilitación de los casilicios forma parte de la rehabiltiación integral de los puentes de Serranos y Trinida. Estos trabajos se adjudicaron en 2007 a Estudis Mètodes de Restauració, SL, por 2.357.951,98 euros. En verano de 2016, la misma empresa presentó como mejora (se suelen ofrecer por parte de las empresas que concursan a procesos) sin suponer ningún coste adicional la restauración de los casilicios de los puentes del Mar y del Real.

Este puente es uno de los más antiguos de la ciudad. Su construcción se acordó en 1591, tras ser destruido el anterior por una riada. Fue durante siglos el camino natural que unía la ciudad con su puerto. En 1933 se convierte en peatonal al construirse las escalinatas de acceso. Tiene 10 ojos o arcos de 15,5 metros de luz cada uno, 160 metros de longitud y 8,35 metros de ancho. Tiene rampa, hacia aguas abajo, para evitar que subiera la corriente, por el lado de la ciudad. Los casilicios son triangulares, sobre gran pedestal con lápida, con columnas y cubierta de teja coronada por pináculo y bolas, que albergan las imágenes de la Virgen y San Pascual. Originariamente, en uno de los casilicios había una cruz y sobre el tejado unas imágenes de sant Vicent Ferrer, san Vicente Mártir y san Juan Bautista. En 1709, según las crónicas, un rayo destrozó el casilicio por lo que se cambió la cruz por una imagen de la Mare de Déu, que data de 1721. Hacia 1677 se colocó un segundo casilicio.

Fotos

Vídeos