Gulliver recuperará sus colores originales

Irene Marsilla

Las reformas del parque harán que este permanezca cerrado todo agosto

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

El parque infantil Gulliver, uno de los enclaves más visitados del jardín del Turia desde su inauguración, permanecerá cerrado entre el 14 y el 28 de este mes para acometer la primera fase de una serie de obras que costarán al Ayuntamiento de Valencia 300.000 euros y que se desarrollarán durante 2018 y 2019, según informó ayer la concejala de Parques y Jardines, Pilar Soriano.

La edil dio ayer a conocer las mejoras del parque infantil y de la restauración del «ninot» Gulliver, que se realizarán a lo largo de 2018 y 2019. Entre los trabajos de esta primera fase se encuentran la limpieza de los árboles, la eliminación de vegetación invasora, el estucado de algunos árboles, la reparación de la red de riego, la resiembra del césped y la reposición de arbustos. Estas actuaciones se efectuarán hasta el 28 de agosto, cuando los datos de afluencia de público son menores y se puede cerrar el parque para que entre la maquinaria necesaria.

En octubre se procederá a la reparación de vías y a la reposición de árboles, y entre finales de agosto y principios de septiembre también se realizará la renovación de las cámaras de vigilancia y control del jardín. En el último trimestre del año se mejorará la seguridad del «ninot», con la renovación y ampliación de las zonas cubiertas, y también se hará la restauración de las maquetas y la remodelación de la entrada principal.

A lo largo de 2018 y 2019, Pilar Soriano indicó ayer que se afrontará la restauración de la instalación, pero por zonas para no cerrar el parque, y se hará un mantenimiento para conseguir recuperar los colores originales del «ninot». Miles de niños visitan cada año uno de los parques infantiles más singulares de toda Europa.

Fotos

Vídeos