Las naranjas sin recoger ponen en peligro a los usuarios del carril bici

Uno de los tramos del carril bici en Orriols con naranjas chafadas por el suelo. / lp

El grupo municipal popular alerta del riesgo para los ciclistas y critica la suciedad que causan los frutos caídos

I. DOMINGO VALENCIA.

Un total de 5.316 árboles con naranjas sin recoger. Es la cifra que reconoció el Ayuntamiento de Valencia -en concreto la concejalía de Medio Ambiente- al grupo popular hace una semana tras ser preguntado por los frutos que todavía estaban en las copas y que, por tanto, no habían sido retirados por los operarios municipales a pesar de realizar una campaña específica.

En su respuesta, el Consistorio daba como motivos «los medios personales disponibles y su compatibilidad con el resto de tareas de mantenimiento». Eso a pesar de la suciedad que generan las naranjas cuando caen al suelo, son pisoteadas por peatones o coches y esparcen el jugo por la calle, lo que puede provocar resbalones. Un problema al que se añade ahora las que van a parar al carril bici dada la proximidad de los árboles y que representan un peligro para los ciclistas.

Así lo alertó ayer el grupo municipal popular, que calificó de «vergonzosa» la situación en la que se encuentran en la actualidad «numerosos carriles bici en los que hay naranjos en las proximidades, debido a no haberse retirado las naranjas, lo que ha provocado que éstas caigan, con riesgo manifiesto para los ciclistas», señaló el concejal Alberto Mendoza.

«La suciedad pone en riesgo a los ciclistas», insiste el edil, que pone como ejemplos de esta situación la avenida Alfahuir y algunas calles adyacentes como Peñíscola. Por ello, lamentó que el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, no haya solicitado todavía al departamento de Medio Ambiente, que dirige la también edil de Compromís Pilar Soriano, «la limpieza de todos los carriles que se encuentran en esta situación ante el riesgo que suponen».

El edil también hizo referencia a que «a esta falta de limpieza del arbolado se suma también la suciedad diaria generada en las aceras que se está viendo incrementada y que repercute de manera directa en los carriles bici». Una queja que también elevaron los vecinos hace unos días tras conocer que el Consistorio no iba a recoger los frutos que habían quedado en los árboles (se observa, por ejemplo, en el barrio de San Marcelino) y que representaban el 43,3% de esta especie en el cap i casal. De hecho, desde la Federación de Vecinos, su presidenta, María José Broseta, explicaba que «si ha habido un aumento del presupuesto destinado a la limpieza de la ciudad, lo que queremos es que se amplíe la partida de las brigadas que quitan las naranjas».

Junto a los obstáculos para los ciclistas, el grupo municipal popular también aprovechó para preguntar a Grezzi por las campañas específicas de seguridad vial y concienciación hechas en los dos años de gobierno. «Ha sido incapaz de realizar alguna», criticó Mendoza.

«Pero entendemos que no se haya realizado ni una sola campaña de concienciación sobre el uso correcto de la bicicleta, tampoco a peatones, ni a conductores. ¿Qué campaña sería capaz de realizar aquel que incumple e invita a incumplir las normas?», ironizó el edil popular.

Fotos

Vídeos