La red municipal de bibliotecas de Valencia cerrará todo el verano por las tardes

La biblioteca del Cabanyal, en una imagen de archivo./Jesús Signes
La biblioteca del Cabanyal, en una imagen de archivo. / Jesús Signes

La decisión llega después de que Maria Oliver intentara reconvertir las instalaciones en otras que necesitaran menos personal

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

Toda la red municipal de bibliotecas de Valencia cerrará este mes, agosto y septiembre por las tardes, de tal manera que se reduce a la mitad la oferta cultural de la ciudad en lo que a bibliotecas se refiere. Además, en agosto únicamente abrirán 10.

Esta reordenación de los recursos llega después de las críticas del pasado año, cuando a la concejalía de Patrimonio Cultural llegaron decenas de protestas por el cierre de bibliotecas tanto en primavera como el verano. La concejala delegada, Maria Oliver, adujo entonces problemas de personal. Forzados siempre por la Ley Montoro, según se defienden los representantes municipales, no pueden contratar a más trabajadores.

Cambios abortados

El pasado año, Oliver intentó reordenar la red convirtiendo varias bibliotecas en salas de lectura. En concreto, 15. El plan municipal no fue bien recibido por vecinos de toda la ciudad, sobre todo por los residentes en zonas como Torrefiel, Campanar o La Torre, que protestaron contra una reconversión que, de manera efectiva, reduciría el periodo en que están abiertas las biblioteca. Las salas de lectura, además de tener un horario más reducido, no pueden prestar libros y están dirigidas por personal que no ha de ser tan especializado como los que trabajan en las bibliotecas municipales, según explicó Oliver el pasado año.

El plan, que costó más de 14.000 euros que se pagaron, finalmente no se ha hecho y la llegada del verano ha obligado al Consistorio a cerrar todas las bibliotecas por la tarde. En agosto únicamente permanecerán abiertas una decena de entre las más de 30 que conforman la red municipal. Serán las bibliotecas de Germana de Foix (La Raiosa), Roís de Corella (Malilla), Teodor Llorente (Benimàmet), Vicent Casp y Verger (Aiora), Carles Ros (La Seu), Josep Mª Bayarri (Els Orriols), La Petxina (La Petxina), Vicent Boix i Ricarte (La Fontsanta), Nova Al-Russafí (Russafa) y Gregori Mayans i Siscar (La Creu del Grau). La poca afluencia de usuarios a las bibliotecas en verano y las vacaciones de los trabajadores obligan a este recorte.

Este cierre de determinadas bibliotecas en verano es habitual, sobre todo en el mes de agosto, cuando los servicios municipales funcionan a medio gas. Sin embargo, lo que no es habitual es el cierre total por las tardes. Según ha podido saber este diario, se trata de una práctica nueva forzada por la falta de personal para atender las bibliotecas teniendo en cuenta las vacaciones de los técnicos especializados.

Fotos

Vídeos