Las motos tampoco podrán circular por el carril bus de Marqués del Turia de Valencia

La señalización horizontal del carril bus, borrada.
La señalización horizontal del carril bus, borrada. / Irene Marsilla

El Ayuntamiento borra la señalización del espacio reservado, como hizo en las calles Colón y Paz, y refuerza la prohibición de aparcar con líneas amarillas en zigzag

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Si circula estos días por la gran vía Marqués del Turia, habrá observado que la señalización horizontal está recién pintada, por lo que se aprecian mejor los pasos de peatones o las divisiones de los carriles de circulación. Hasta ahí, todo normal dentro del proceso de mejora de la señalización y, por tanto, de la seguridad vial.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Valencia ha aprovechado esta renovación para introducir dos cambios. Por un lado, ha suprimido la señalización horizontal que, hasta ahora, permitía a las motocicletas y ciclomotores circular por el carril bus. Y lo ha hecho borrando las líneas de separación del carril bus, además del pictograma específico que servía a los motoristas para identificar el espacio reservado.

El grupo popular lamenta "el ataque continuado" de Movilidad a la circulación de vehículos privados

Por otro lado, se han pintado líneas amarillas en zigzag a lo largo de la gran vía, como se puede apreciar en el tramo en dirección a la avenida de Aragón, que hasta el momento únicamente se situaban junto a las paradas de los autobuses. Una señal que implica la imposibilidad de aparcar y que, por tanto, sirve a la concejalía de Movilidad para reforzar la prohibición de estacionar en el carril bus por las noches, vigente desde el pasado 15 de mayo.

La prohibición para la circulación de las motos no es nueva porque ya el pasado mayo, como publicó LAS PROVINCIAS, el departamento que dirige Giuseppe Grezzi adoptó esta medida para las calles Colón, Paz y Barcas (el conocido como primer cinturón), alegando entonces que la Plataforma de Motoristas por la Seguridad Vial había realizado esta petición en 2016. Ahora la medida se ha extendido al segundo cinturón, por lo que podría aplicarse también a la gran vía Fernando el Católico.

Una situación similar se dio con la implantación de carriles segregados con separadores de caucho en varias calles de la ciudad, como Centelles o Matías Perelló. La posibilidad de circular por el carril bus, en el caso de las motos, tuvo su origen en 2013 cuando se publicó una resolución en el Boletín Oficial de la Provincia autorizando el uso de este espacio reservado para los usuarios de este medio de transporte.

El grupo municipal popular calificó ayer de «ataque continuado» a la circulación de vehículos privados por las calles de Valencia. «Venimos sufriendo en los dos últimos años un acoso y derribo por parte del alcalde Ribó y sus socios de gobierno tripartito a la circulación del vehículo privado por las calles de Valencia», afirmó el concejal Alberto Mendoza. «Con el pretexto de la prohibición de estacionamiento nocturno en el carril bus, Grezzi ha empezado a delimitar y separar el carril bus del resto de carriles, instalando bolardos, separadores viales y borrando de forma intencionada las marcas viales de pintura existentes en el carril bus que permitía la circulación de motocicletas y ciclomotores por dicho carril», detalló.

Conflicto con la policía

El edil popular recordó que en junio preguntaron por este tema en la comisión de Movilidad «y el concejal Grezzi mintió, negando que se estuviera procediendo al borrado». Así, en la respuesta a la que ha tenido acceso este periódico la concejalía indicaba: «Han observado ustedes mal. Desde esta concejalía no se ha dado orden alguna en el sentido que indican». Eso a pesar de la evidente desaparición de las marcas.

Mendoza también destacó que Grezzi ha impuesto una nueva medida sin consensuar con nadie, «sin pactarla, sin consultar con afectados, asociaciones moteras y Policía Local, y al margen de la Mesa de la Movilidad». En este sentido, añadió que la decisión del concejal es «una nueva burla» hacia la responsable de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, que hace unos días recriminaba las formas de actuar de Grezzi. «En los agentes recae la responsabilidad de multar a las motos que circulen ahora por el carril bus», remarcó Mendoza.

Cs denuncia «caos» para el tránsito de bicicletas en el paseo marítimo

«Caos y contradicciones graves» respecto a la circulación de bicicletas en el paseo marítimo. Es el resumen que realiza el grupo municipal de Ciudadanos sobre la situación actual del carril bici en la fachada marinera del cap i casal. El motivo, según explicó el concejal Narciso Estellés, son las señales distintas para el uso de las bicicletas y la existencia de dos ordenanzas que se contradicen.

Así, mientras que la normativa sobre utilización de playas contempla que está prohibida la circulación de las bicicletas, la ordenanza de circulación -que debe revisarse según avanzó meses atrás el concejal de Movilidad- recoge que estos vehículos circularán por los carriles señalizados para ello o, en su ausencia, por la calzada.

En este sentido, Estellés detalló que en el tramo de inicio del paseo hasta el hotel Las Arenas hay una señal de prohibición y, por tanto, no transitan y emplean el carril bici. Sin embargo, en el resto del paseo hay paneles que permiten la entrada de bicicletas circulando a paso humano, además de una señal que indica que la zona es peatonal.

«Estos carteles son contradictorios a la aplicación de la ordenanza de playas», indicó el edil, que también recordó el mal estado en que se encuentra el carril bici en el paseo marítimo. Mal estado de conservación, estrecho, sinuoso, poco señalizado y menos localizable por los ciclistas en algunos tramos son algunos de los calificativos que utilizó para su descripción.

A su juicio, «Grezzi es responsable de la contradicción de ordenanzas y de señales, de la ausencia de advertencias y del estado lamentable del carril bici paralelo al paseo marítimo y de no hacer campañas de información. Todo esto genera confusión, peligro y malestar ciudadano, además de impotencia en la Policía Local a la hora de advertir o sancionar».

Sobre este último aspecto, la concejal de Ciudadanos María Dolores Jiménez afirmó que la situación también afecta a la Policía Local, que está «en situación de desamparo» respecto a este asunto, lo que les obliga a llevar un resumen con la normativa para poder explicar los motivos de una sanción en caso de imponerla. «La gente no sabe por dónde debe circular. Esta situación es especialmente crítica por la gran afluencia de turistas extranjeros», criticó. Por ello, Ciudadanos también pide que se dé información en las empresas de alquiler de bicis.

Fotos

Vídeos