La morosidad aumenta en el Consistorio al llegar a 60 millones sin cobrar de 2017

Las sanciones de tráfico suben un 17% en los primeros tres meses para cumplir con la previsión de recaudar nueve millones este año

P. MORENO

valencia. La morosidad sigue siendo un problema en el Ayuntamiento, pese a la mejora de los mecanismos de recaudación. Así lo refleja el balance del primer trimestre de este año, con un total de 59,5 millones pendientes de cobro correspondientes a 2017. La cantidad supone un llamativo aumento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, cuando se contabilizaron 47,2 millones de euros.

Las cifras aparecen en el documento de estado de ejecución del presupuesto municipal, donde se reflejan todas las cantidades adeudadas al Consistorio desde 2001. El montante total desde ese año se incrementa al pasar de 244 a 252 millones. Cada mes se reducen algo las cantidades por la recaudación en vía ejecutiva y con embargo, además de las deudas que prescriben.

El pasado año aumentaron las cantidades pendientes de cobro con apartados tan significativos como los 25 millones de euros que se dejaron de ingresar por el Impuesto de Bienes Inmuebles o los ocho millones del Impuesto de Vehículos. De estos, durante los tres primeros meses de este ejercicio se han conseguido ingresar cinco millones y 1,1 millones, todo por vía ejecutiva.

Mención aparte merecen las multas de tráfico, donde se alcanzó una morosidad de 10,1 millones de euros al cierre del pasado ejercicio. De esta cifra, en el arranque del año se han recaudado 699.000 euros. El Ayuntamiento ya ha puesto en práctica el convenio firmado con la Generalitat para cobrar las multas a conductores empadronados en otros municipios de la Comunitat.

Hasta ahora, esto podía hacerse sólo si el infractor tenía cuenta corriente abierta en una sucursal bancaria de la ciudad, para el embargo de la cantidad adeudada. La previsión del concejal de Hacienda, Ramón Vilar, era que aumente sustancialmente y a finales del pasado año ya se había ingresado medio millón de euros por esta vía.

Tarifa del agua potable

Otros ingresos pendientes de 2017 que se arrastran son por ejemplo los correspondientes a la tarifa especial de aguas para inversiones, en este caso procedentes de otras administraciones. De los 4,8 millones de euros de deuda con los que acabó el año se habían recaudado sólo 914.000 euros a 31 de marzo. De nuevo los convenios de Servicios Sociales, firmados en su mayor parte con la Generalitat, representan otro talón de Aquiles para las arcas municipales. Hasta 6,93 millones de euros quedan pendientes de ingresos por el Consistorio. Otro acuerdo, en este caso para los colegios municipales, arrastra una demora de 2,38 millones de euros.

En otros casos la deuda es más modesta, como ocurre con los 68.000 euros de las concesiones que mantiene el Ayuntamiento. En cuanto a las inversiones que llegan vía otras administraciones públicas, asciende a 666.000 euros, según el documento mensual.

Otra deuda llamativa pendiente del pasado ejercicio es la que corresponde a la tasa de las terrazas de los bares, donde el ejercicio acabó con un endeudamiento de 757.000 euros. De esta cantidad, el Consistorio sólo ha conseguido recaudar 99.000 euros pese al incremento de las inspecciones a los locales para el marcado del espacio destinado a mesas y sillas en la calle. El grupo popular denunció recientemente que este año no estará terminada la delimitación, que se inició a finales del mandato anterior.

Fotos

Vídeos