Nou Moles alerta de una plaga de ratas y palomas

Residentes en el barrio critican la falta de limpieza y de control de las poblaciones animales en el entorno de las calles Brasil y Olivereta

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La falta de limpieza, una de las reivindicaciones más repetidas por los vecinos de la ciudad, se deja notar y mucho en determinados barrios. Es el caso de Nou Moles, al oeste de Valencia. La presidenta de la Asociación de Vecinos de Nou Moles, Casilda Osa, ha denunciado que en algunos puntos del barrio hay una importante plaga de palomas y ratas que causa problemas de salubridad.

Así se lo ha trasladado a representantes municipales e, incluso, al Partido Popular de la ciudad a través de una reunión que mantuvo con el presidente de la gestora, Luis Santamaría. La falta de limpieza en las calles Olivereta y Brasil está provocando de igual modo «una plaga de ratas y palomas» ante la que los vecinos están muy preocupados, tal como denunció Santamaría, que de igual modo ha reclamado un aumento de la presencia policial porque se ha detectado «un incremento de los problemas de inseguridad ciudadana y la venta de droga».

Para Osa, el problema no se limita a las calles Olivereta y Brasil, sino también a zonas como Totana, calle Hermanos Ribas, cerca de la avenida del Cid, en Poeta Alberola o en Pintor Stolz. «Tenemos en varias calles así, pero el problema es que les ponen de comer a las palomas y los gatos y van las ratas», criticó Osa. Se da la circunstancia, además, de que entre las calles Brasil y Navarro Cabanes hay un parque, inaugurado en 2016. Se trata de una reclamación de los vecinos de largo recorrido, pero alrededor de la zona infantil hay varios solares de grandes dimensiones que, critican, se convierten en punto de encuentro sobre todo para las palomas. Residentes en la zona consultados por este diario hablan de coches que aparecen por la mañana repletos de excrementos de ave.

El Ayuntamiento de Valencia tiene un convenio con una empresa especializada en control de plagas que lleva a cabo revisiones anuales de la red de alcantarillado para contabilizar y reducir, si es necesario, las poblaciones de animales como ratas o cucarachas. Sin embargo, fuentes de esta empresa explican que en ocasiones los problemas de sobrepoblación de ratas o palomas se pueden dar bien en solares bien en edificios abandonados privados, donde no pueden acceder sin permiso. En estos casos, el Consistorio tiene que exigir a los propietarios que limpien ellos mismos o, si el problema se considera de salud pública, intervenir y luego pasar la factura a los dueños de los solares o los edificios abandonados. Las mismas fuentes recuerdan, asimismo, que no se puede actuar contra las ratas y las palomas sin estar autorizado para ello porque el veneno puede dañar a otros animales. Estos problemas de plagas se reproducen en otros barrios. Además, el concejal de Ciudadanos Manuel Camarasa denunció también el pasado mes la presencia de ratas en la calle Micalet, a pies de la Catedral.

Fotos

Vídeos