La EMT modificará en diez días una decena de líneas que afectarán a 80 paradas

Asfaltado de la calle Navarro Reverter, ayer. / lp
Asfaltado de la calle Navarro Reverter, ayer. / lp

La Federación de Vecinos pide más información a los viajeros y la oposición recuerda las críticas a los cambios desde las juntas de distrito

P. MORENO

Dentro de diez días, la EMT modificará nueve de las 45 líneas diurnas que tiene en servicio en lo que supondrá la segunda operación de este calado que realiza en el actual mandato. Se trata de las líneas 1, 2, 3, 18, 25, 29, 41, 95 y 99. En total, 80 paradas afectadas por cambios de trayectos, fusión de recorridos y la entrada en escena de los 37 vehículos comprados el pasado año, algunos articulados (dobles) e híbridos para los itinerarios más largos.

Esta remodelación será el preludio de una de mayor calado con motivo de la reforma de la plaza de la Reina, aunque de momento carece de plazo definido. La que se producirá este mes tendrá como elemento más destacado la creación de líneas de largo recorrido, que cambian de numeración para estar precedidas siempre por un '9'. También será protagonista la apertura de un carril bus en contradirección en la calle Navarro Reverter, ahora en obras para adecuarla, junto a dos grandes paradas de transbordo en la plaza Porta de la Mar.

La contrata Pavasal acometía ayer el asfaltado de la parte derecha de la calzada en sentido hacia el cauce, mientras empezaba a picar el pavimento junto a la calle General Palanca. La rotonda de Porta de la Mar será completa, para permitir que los autobuses lleguen desde las inmediaciones del puente de las Flores y se dirijan hacia la calle de la Paz por un lateral de la Glorieta, enfrente del Palacio de Justicia.

En síntesis, las líneas afectadas serán la 99, que llegará hasta la Malvarrosa y Campanar por los extremos en lugar del recorrido actual. La línea 3 y la 41 se fusionarán en la 93, mientras que la 18 llegará hasta el Hospital Peset y la 2 se convertirá en la 92, con autobuses articulados de gran capacidad.

La línea 1 pasará a llamarse la 94 y la 29 se denominará 98. Esta última llegará hasta el paseo marítimo los fines de semana, en lugar de tener como última parada la estación de Renfe del Cabanyal. Por último, la 95 se desviará por el puente de la Exposición y la 25 irá por Navarro Reverter, aprovechando el carril en contradirección.

Estas dos formarán parte entre otras del intercambiador de la plaza Tetuán y la plaza Porta de la Mar. La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, comentó tras conocer la fecha dada por la empresa que en el pleno de la entidad de este viernes, se dará la oportunidad a las asociaciones vecinales de plantear objeciones, lo que ya han hecho sobradamente en las juntas de distrito.

«Necesitamos que se ofrezca la máxima información posible a los usuarios», añadió. Sobre esto, la compañía anunció que se colocarán vinilos en un total de 80 marquesinas, además de 130 mupis, 25 autobuses y 185.000 folletos explicativos, personalizados también para cada una de las líneas que requieran una mayor información, y que serán principalmente repartidos en el interior de los vehículos.

Los usuarios tienen desde ayer carteles informativos en las paradas donde habrá cambios en las líneas, ya sea la modificación del número que denomina su línea, el itinerario, el destino final o las frecuencias de paso de los vehículos.

El concejal del grupo popular Alberto Mendoza manifestó que «los cambios en las líneas de la EMT tal y como se han previsto van a ser de nuevo un auténtico fracaso». A su juicio, las modificaciones de «líneas de largo recorrido sin haber pensado en la incomodidad, supondrá a muchos usuarios tener que desplazarse más lejos a la hora de poder coger el autobús, así como el caos respecto al tiempo de recorrido debido a los graves problemas de tráfico que hay en la ciudad». El edil recordó que la macroparada en Porta de la Mar carece todavía de permiso de la Conselleria de Cultura.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés censuró por su parte que a la vista de las modificaciones anunciadas «no hay mejora alguna. Son cambios sobre cambios la mayoría de ellos». Para el representantes de esta formación, las líneas «superlargas que ha planteado Grezzi perjudicarán a los usuarios. Empeora frecuencias, aumenta el tiempo en el autobús y obliga a hacer transbordo. Todo esto, como es habitual, lo hace con su estilo de no consultar previamente a los vecinos».

Fotos

Vídeos