El Mercado Central cifra en 20.000 los clientes perdidos en diciembre

El concejal Giuseppe Grezzi, ayer, a su llegad a la Mesa de Movilidad. / irene marsilla

Los vendedores desvelan el número en la Mesa de la Movilidad, donde reclamaron al Consistorio consenso y planificación en las medidas sobre tráfico y peatonalización

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Veinte mil clientes menos en diciembre del año pasado respecto al mismo mes de 2016. Es la cifra que ayer puso el Mercado Central sobre la Mesa de la Movilidad y que, además, sirvió para cerrar la cuarta reunión específica sobre Ciutat Vella. Fue la gerente de este recinto, Cristina Oliete, quien apuntó el número antes de que se pusiera fin a una cita en la que participaron tres concejales: Giuseppe Grezzi (Movilidad), Vicent Sarrià (Desarrollo Urbano) y Carlos Galiana (Comercio).

No hubo ningún comentario adicional a una cifra que sirvió para ejemplificar cómo han afectado las restricciones de tráfico y las medidas de peatonalización del centro histórico impulsadas en los dos últimos años y que el propio Giuseppe Grezzi repasó en su primera intervención (actuación en el entorno de la Lonja, peatonalización de Serranos o la creación de bucles).

Así, en la reunión, los vendedores del Mercado Central, a través de su presidente, Francisco Dasí, insistieron en la necesidad de consensuar las actuaciones y de conocer cuál va a ser el calendario de las medidas que impulsará el Ayuntamiento. Una petición que ya hicieron, junto a otros colectivos, en la reunión mantenida con el alcalde, Joan Ribó, a comienzos de mes.

El tripartito anuncia actuaciones de tráfico previas a la reforma de la plaza del Ayuntamiento

«No estamos en contra del modelo, sino en cómo se desarrolla. Los tiempos hay que respetarlos, no ir deprisa», apuntó Dasí para añadir que, tras una nueva reunión, «seguimos sin saber cómo van a llegar vecinos y comerciantes». Lo hacía en referencia a un documento remitido a la Mesa de la Movilidad por 16 entidades ciudadanas, entre asociaciones de vecinos, empresarios y consumidores, para intentar despejar algunas incógnitas en materia de movilidad, como las reurbanizaciones de las plazas de Brujas y de la Reina.

Pero los vendedores del Mercado Central no fueron los únicos en hacer referencia a «las ansiedades» del gobierno municipal en materia de movilidad. El concejal Vicent Sarrià también entono el 'mea culpa' y abogó por, «como gobierno, quitarnos la ansiedad de la legislatura. Tenemos que tener una hoja de ruta clara». Eso sí, le reconoció a su compañero en el cap i casal «la valentía que ha tenido aunque quiera ir más rápido de lo que la sociedad acepta». «Tenemos que pactar los tiempos y las formas», insistió el responsable de Urbanismo.

De hecho, fue él quien respondió en parte a las peticiones de los colectivos asistentes, como la Federación de Asociaciones de Vecinos o la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, y puso fechas para algunos de los proyectos que acometerá el Consistorio. Entre ellos, la reforma de la plaza del Ayuntamiento que, aunque no se ejecutará en esta legislatura, Sarrià anunció la licitación del proyecto del concurso de ideas y de «actuaciones previas este año», motivadas por la reforma de la plaza de la Reina y la salida de once líneas de la EMT de este punto urbano.

Será una peatonalización blanda, como ya anunció Giuseppe Grezzi el pasado noviembre, con maceteros y otro tipo de mobiliario urbano entre la esquina con María Cristina y Periodista Azzati, algo que en su día no convenció al PSPV por la unilateralidad de la decisión.

Reformas en San Agustín

En el caso de la plaza de la Reina, la actuación estará en marcha tras el verano mientras que la de San Agustín también se prevé sacar a licitación a lo largo de este ejercicio. Con «una duda», como reconoció Sarrià: «hacer sólo la plaza o combinar con la avenida del Oeste».

El edil también aseguró que en abril o mayo estará el proyecto de la Generalitat para el entorno de la plaza de Brujas y la Lonja, por lo que las obras se licitarán tras el verano. Aquí, además, habrá que sumar los trabajos en el parking, que arrancarán el 20 de marzo y se prolongarán hasta noviembre o diciembre.

Tanto Sarrià como Giuseppe Grezzi insistieron a las asociaciones que «la voluntad es que no se solapen las obras» y que las afecciones sobre el tráfico sean las mínimas. En el caso de darse «la tormenta perfecta», como denominó el edil de Movilidad a la proximidad en el calendario de todas las intervenciones, «que no sea más de varias semanas».

Otro de los temas abordados en la Mesa de la Movilidad fue la ubicación de cámaras para controlar los accesos de residentes a Ciutat Vella, actualmente en proceso de licitación, y la petición de un giro de salida desde la avenida del Oeste a la calle Padilla para facilitar el reparto de mercancías a los comercios y al Mercado Central.

Más

Fotos

Vídeos