El mercado de Benicalap cerrará también parte de los puestos por trabajos de reforma

Los vendedores plantean que la reforma se realice por fases y en los meses de verano para afectar lo mínimo posible a los ingresos de los afectados

I. DOMINGO/P. MORENO

valencia. Los vendedores del mercado de Ruzafa no son los únicos que van a afrontar reformas en los próximos meses. También sucederá en el mercado de Benicalap, donde está prevista una intervención para reparar grietas y otras deficiencias detectadas tanto en la fachada como en algunos locales que recaen a la calle Miguel Servet. La inversión asciende a 177.163 euros y el Ayuntamiento ya ha adjudicado la ejecución del proyecto.

Los comerciantes mostraron ayer su preocupación ante el temor de que se cierren los puestos situados en el exterior del recinto -13 en total- para acometer la reforma. Están pendientes de una reunión con la empresa encargada de la actuación pero sobre la mesa está la propuesta de bajar las persianas durante dos meses. Demasiado tiempo.

Desde la asociación que los agrupa reclamaron que se ejecute por fases y durante los meses de verano, coincidiendo con las vacaciones de algunos establecimientos. «No nos han dado ninguna explicación pero no nos podemos permitir el cierre», señaló la presidenta del colectivo, Carmen Guillot, acerca del temor a un grave perjuicio.

Giner (Cs) pide al gobierno municipal que no tome ninguna decisión sin un consenso previo

En el caso del mercado de Ruzafa, la primera alternativa que ofreció el concejal de Mercados, Carlos Galiana, fue trasladar los puestos afectados por las obras en pescadería a otro recinto. Es lo que indican las ordenanzas y en ese caso fue al Mercado Central o al mercado del Cabanyal. La respuesta fue negativa, lo que ya era previsible, por lo que la siguiente opción era reubicarlos en el mismo recinto. La alternativa elegida por los comerciantes ha sido una carpa junto al edificio.

Este proceso es el que se seguirá en el mercado de Benicalap, que tiene como ventaja disponer de un enorme recinto vacío. El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, pidió ayer «diálogo y consenso» a la hora de decidir dicho traslado.

«Cada mercado merece una solución distinta», añadió, para destacar que en Benicalap «hay 600 metros cuadrados desocupados, vacíos, lo que me parece tremendo. El gobierno municipal debería ofrecer una alternativa a los vendedores para aprovechar esa superficie».

El edil destacó también los puestos vacíos. «Hay que ayudar a los comerciantes del mercado de Benicalap», resumió, para indicar que «otros mercados están igual y necesitan más atención por parte del gobierno tripartito, que lo ha dejado todo para el final del mandato».

Fotos

Vídeos