Los mercadillos de Valencia rechazan los cambios de patrullas que hará la Policía Local

Manteros en una calle del centro, en una imagen de archivo. / jesús signes
Manteros en una calle del centro, en una imagen de archivo. / jesús signes

El Consistorio reorganiza el Cuerpo este año con la supresión de los GOES y su relevo por agentes de distrito en la vigilancia contra los manteros

P. MORENO VALENCIA.

Los mercadillos no están en pie de guerra, pero casi. Los vendedores de la veintena de mercados no sedentarios de Valencia están más que preocupados por la reorganización de la Policía Local anunciada el pasado junio por la concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato. Inquieta sobre todo la desaparición de la Unidad GOES, encargada entre otras tareas de vigilar la venta ilegal y cualquier incidente que surja en estos recintos.

José Vicente Domínguez, presidente de la Agrupación Independiente de Comerciantes sin Establecimiento, indicó ayer que en los últimos meses ya se ha notado un «incremento de manteros y venta ilegal de todo tipo. Al principio se ponían a vender cedés y cosas así, que nos perjudicaban menos, pero ahora llegan con un carrito y una mochila repleta de productos, lo que significa que no tienen ningún temor a salir corriendo».

Domínguez indicó que la «desaparición de los agentes especializados es una noticia muy mala, por lo que hemos pedido que se paralice o, en todo caso, se cree una unidad específica para los mercadillos». El plan del gobierno municipal es crear una unidad nocturna para solventar las quejas por convivencia en zonas de ocio, mientras que los servicios de día serán competencia de cada uno de los distritos.

El representante de la entidad vinculó la reordenación del Cuerpo con la alerta antiterrorista, donde los mercados no sedentarios son «zonas de gran afluencia de público, por lo que es conveniente que siempre haya una patrulla». Por el contrario, añadió, hay ejemplos como el mercadillo de Jesús los sábados que «no hay nadie y es un descontrol total. Todos los policías están de servicio en el de Benicalap».

Los inspectores de Mercados, continuó, poco pueden hacer ante la presencia de manteros. «Es una impotencia total, nosotros tenemos que respetar los pasillos y las aceras, así como los vados. Llegan ellos y se ponen donde les da la gana, sin que nadie les diga nada», destacó.

Citó como ejemplo lo ocurrido este mes en el barrio del Cabanyal, donde el mercadillo que abre los jueves se ha dividido en tres zonas pese al rechazo de los vendedores. «Los manteros se han quedado en la zona buena, desde luego». Este caso es más sangrante todavía porque estarán así unos cinco meses debido a la reurbanización de las calles.

La concejal Menguzzato denunció en junio que la reordenación del Cuerpo permitirá sacar a 129 agentes más de patrulla, además de la creación de la citada Unidad nocturna. Aún así, desde junio se han sucedido las críticas por la desaparición de los GOES.

Fotos

Vídeos