Joan Ribó quita hierro al polémico concurso de la plaza de la Reina y asegura que tienen que cumplir la legalidad

Plaza de la reina
Plaza de la reina / Irene Marsilla

La mesa de contratación ha adjudicado hoy al equipo de José María Tomás el proyecto de reforma

Lola Soriano
LOLA SORIANO

La mesa de contratación ha adjudicado hoy al equipo de José María Tomás el proyecto de reforma de la plaza de la Reina, después de que el Ayuntamiento rechazara la propuesta ganadora del concurso, encabezada por el arquitecto Miguel del Rey, debido a que una de las empresas técnicas integrantes de la Unión Temporal de Empresas (UTE) había entrado en concurso de acreedores.

Si bien el equipo de Del Rey pidió incluir una nueva empresa colaboradora y exigió que, en caso de seguir el concurso adelante sin ellos, no se usara sus ideas como base, hoy el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha tratado de quitar hierro a la polémica tras afirmar que "cuando entras de regidor prometes cumplir la Constitución, l'Estatut y la legislación. Nosotros en Contratación tenemos que cumplir la legalidad".

Acto seguido, el concejall de Gobierno Interior, Sergi Campillo, ha opinado que "de la normalidad, se ha hecho un caso que o toc. Está a la orden del día que empresas quedan excluidas de la licitación si no cumplen o tienen deudas. En este caso, la empresa técnica con problemas económicos era la que hacía cumplir la solvencia y, por ley, no se puede pedir antes la documentación que acredite la solvencia. Hay que esperar a la apertura de sobres y luego se piden estos datos para hacer las comprobaciones". Campillo ha querido dejar claro que "el concurso no está adjudicado, está en fase previa" y ha aclarado que "tenemos la cesión de las ideas por parte del Colegio de Arquitectos y se debe de hacer de una manera incondicional, no vinculándola a un contrato".

Fotos

Vídeos