Joan Ribó defiende la prioridad de peatones y transporte público para mejorar la calidad del aire

Un grupo de usuarios cogen un autobús de la línea 95 junto al río. / Manuel Molines

El alcalde asegura que «ya podemos decir que Valencia camina, por fin, hacia la movilidad sostenible»

EUROPA PRESS

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha defendido este martes la prioridad para peatones y transporte público como medio de mejorar la calidad del aire que respiran los vecinos y ha agregado: "Aquí estaba todo por hacer, pero ya podemos decir que Valencia camina, por fin, hacia la movilidad sostenible".

Ribó ha intervenido en el acto 'Movilidad Sostenible y Calidad del Aire en Valencia y ámbito metropolitano', acompañado de la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, y el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi. Según ha dicho, el objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% en el año 2030.

Allí ha recordado que en una ciudad grande como Valencia la movilidad tiene unos efectos inmediatos sobre la calidad del aire y sobre la calidad de vida. Por ello, el Ejecutivo "entiende la movilidad de una manera diferenciada a la que se ha venido practicando hasta ahora", invirtiendo el antiguo orden de prioridades: "Primero caminar, después en bicicleta y con transporte público y, en último lugar, con transporte privado (moto o coche)".

El modelo de movilidad urbana impulsado hasta hace poco tiempo era, ha dicho "insostenible tanto por el mal uso de un recurso escaso como el espacio público (cada vez más para los vehículos privados) como por la grave contaminación que esto comportaba". Pese a las adhesiones a compromisos estatales e internacionales o, incluso, a la elaboración de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) "el gobierno anterior, en un ejercicio que se podría denominar de "trumpismo" (en referencia a Donald Trump) no dio un solo paso para cumplir sus compromisos por la sostenibilidad y guardó su PMUS en un cajón".

Con dicho documento como base, ha indicado que ahora se está impulsando su "camino hacia la sostenibilidad, principalmente pensando en el bienestar de toda la ciudadanía". Ribó ha expuesto los tres ejes sobre los que se está llevando a cabo esta estrategia de movilidad sostenible: recuperar el espacio para la ciudadanía, reforzar el transporte público en la ciudad y área metropolitana, y favorecer los medios de movilidad sostenible, como la bicicleta.

La prioridad absoluta, los viandantes

En el caso de la recuperación de los espacios ciudadanos, el alcalde ha puesto en valor medidas como la ampliación de aceras, la creación y desplazamiento de pasos de viandantes, la limitación de la velocidad máxima en el centro de la ciudad a 30 km/h, implementada posteriormente en otras zonas como el frente marítimo en el Cabanyal, en el Canyamelar y a La Malvarrosa y en los pueblos como Carpesa. "Se habla mucho de que estamos atendiendo a la movilidad en bici, pero la verdad es que la prioridad absoluta del gobierno municipal es la movilidad para viandantes", ha dicho.

En parecidos términos se ha expresado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, quien se ha referido al refuerzo de la EMT, "que también se había ido deteriorando gradualmente en las últimas décadas y que ahora ha recuperado otra vez el empuje y está aumentando en número de personas usuarias". De hecho, ha recordado el edil, se han comprado 78 autobuses en dos años, y por primera vez, dos de estos, eléctricos.

Según Ribó, también se ha trabajado pensando también "en las decenas de miles de coches que todos los días entran o salen hacia la zona metropolitana" y se han establecido "líneas de cooperación con la Conselleria de Vertebración del Territorio, encaminadas tanto a que la EMT pueda llegar a pueblos del entorno como a la unificación de tarifas entre EMT, Ferrocarrils de la Generalitat y transporte metropolitano".

"Hemos trabajado conjuntamente con la Conselleria en la creación de la Autoridad de Transporte Metropolitano, que lamentablemente fue disuelta hace unos años por el anterior gobierno de la Generalitat . Por ello, Valencia debería volver a tener un contrato programa con el Estado como tienen las grandes ciudades españolas. Los valencianos hemos perdido ya 300 millones de euros para la financiación del transporte público metropolitano en todos estos años", ha lamentado.

No obstante, ha criticado que el Gobierno central "no lo pondrá fácil porque en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 se reparten 126 millones de euros para el transporte en Madrid; 108 millones en Barcelona y 25 en las Islas Canarias. "Y Valencia, cero euros".

Repunte en abonados a ValenBiSi

Como tercer eje de acción, el alcalde se ha referido a la potenciación de los medios de movilidad sostenible como la bicicleta, para los cuales se están creando infraestructuras segregadas, y ha resaltado el repunte en el número de abonados al servicio público de bicicletas, Valenbisi, que llevaba en un descenso continuado desde su primer año de funcionamiento.

El alcalde ha citado otras actuaciones, como la conexión de carriles-bici (Pont de Fusta con el centro, o puente de las Flores), la ampliación de la red (con el anillo central de la ciudad, el carril-bici a Malilla, o Benimaclet, entre otros) o los más de 20 nuevos kilómetros de carril-bici de calidad (que quepan dos bicis en cada dirección y conexiones razonables). Se calcula que al menos 8.000 personas que se desplazan en bici utilizan cada día el anillo ciclista.

Fotos

Vídeos