Jaime Sancho: «Hay que lograr visitas al Museo para transmitir el aspecto social de la Virgen»

El nuevo rector, Jaime Sancho, ayer en la Basílica. / d. torres
El nuevo rector, Jaime Sancho, ayer en la Basílica. / d. torres

El Rector de la Basílica de la Virgen y prior de la Archicofradía desvela algunas de las claves que marcarán su nueva etapa al frente del templo dedicado a la patrona de los valencianos

LAURA GARCÉS VALENCIA.

Jaime Sancho es el nuevo rector de la Basílica de los Desamparados y el prior de la Archicofradía. Acaba de estrenar un cargo para cuyo ejercicio contará con la colaboración del también canónigo Álvaro Almenar como vicerrector. Sancho se hace cargo del templo mariano tras unos primeros años de sacerdocio en parroquias y colegios, además de acompañado de una trayectoria de décadas en la Catedral. Sigue siendo canónigo, conservador del patrimonio y director del museo de la Seo. Otras responsabilidades que hoy ostenta, como celador del Santo Cáliz o responsable de liturgia tienen fecha de caducidad y cuando esta llegue -recuerda en su conversación con LAS PROVINCIAS- el Cabildo decidirá. De momento asume con ilusión su nuevo puesto y ya apunta algunas de las líneas que definirán su gestión.

-Conoce todos los secretos de la Catedral, ¿también los de la Basílica?

-Bueno, don Juan -el anterior rector- me ha enseñado todos los rincones, aunque hay bastantes. Hay una parte del edificio que está consolidada, pero no está restaurada. Con el tiempo veremos. Lo fundamental lo he visto, además, tengo bastante memoria topográfica y fotográfica. Yo no había estado mucho por los entresijos de la Basílica. Este templo tiene una vida muy rica y autónoma y yo la he respetado siempre mucho. Ahora, me comprometo totalmente y, además, con ilusión.

-En los últimos años, a las celebraciones de la Virgen de los Desamparados no han asistido algunas autoridades...

-Esto ya lo he visto otras veces. En otra época protestábamos los curas jóvenes de la presencia de las autoridades en los actos públicos. Después hemos tenido una especie de péndulo que va y que viene. Del mismo modo que veo con gusto que las entidades cívicas participen en lo que es de todos los ciudadanos -sea de otras religiones o lo que sea- una excesiva presencia política no me gusta.

-¿Qué tiene Jaime Sancho para haber formado parte del equipo de varios arzobispos?

-Soy muy de la Iglesia y he intentado siempre mantener una fidelidad a lo que la Iglesia enseña y también tener disponibilidad. Entonces los arzobispos han visto en mi un colaborador, lo cual ha sido magnífico porque en Valencia se ha creado una línea coherente. Ser profesor de la Facultad de Teología, encargado de ceremonias en la Catedral, delegado de Liturgia durante tantos años, ha permitido mantener una línea que, con la natural evolución, ha sido muy coherente.

-¿Qué objetivos se plantea como rector?

-La Basílica está muy bien organizada. La administración, gestión laboral, horarios... Pero un nuevo rector ha de poner estilo propio. Me gustaría destacar el aspecto social de la Virgen de los Desamparados. Quizás parece que es un sitio abierto, pero que es un poco elitista, que hay que tener dinero para participar aquí y no es así. Las Damas de la Virgen son gente muchas veces de condición muy sencilla, pero el día de la procesión tienen el gusto de ponerse la mantilla. Don Marcelino Olaechea quiso hacer un esfuerzo de obra social, como construcción de viviendas y fundó muchas entidades sociales bajo el nombre de la Virgen de los Desamparados y quería también aquí celebrar bodas de obreros.

-¿Se trataría de incrementar el carácter social de la Basílica?

-Sí. Por ejemplo que no se pudiera decir que alguien no se ha casado en la Virgen porque no tiene dinero para pagar.

-¿Quiere promover la acción social unida a la Mare de Déu como es Maides?

-Maides ha sido uno de mis descubrimientos al llegar y me parece magnífico. Tiene el apoyo de la Archicofradía, que es un motor importante, es la fuerza dinámica de aquí; son personas muy comprometidas, muy altruistas. Está también la Escolanía. La dimensión de Maides es bellísima porque tiene que ver con el origen de la Virgen de los Inocentes.

-¿Apunta a recuperar esa esencia?

-Sí, pero sin perder la dignidad de la imagen, la santidad, la sacralidad. Es muy importante. Aquí hay un protocolo no para separar, sino para dinamizar. Cuanto más digno sea el culto a la Virgen se genera un componente evangelizador y un componente social. Si a la Virgen la despojamos de su aspecto devocional lo que perdemos es la evangelización y la caridad.

-¿Y con la Archicofradía hay algún proyecto nuevo?

-Realmente es una entidad con mucha capacidad, organizada. Es el elemento con el que hay que dialogar, mantener las iniciativas que tiene y fomentar su actividad. Es fundamental para la vida para la Basílica y la Escolanía también.

-¿Y el Museo Mariano, el MUMA?

-Está muy bien montado. Me ha encantado. Pero hay que conseguir que venga la gente. Para eso existen dinámicas que creo que pueden ayudar a que se disfrute del mismo. Hay que contar con didácticas que ayuden a conocer lo que es la Virgen en su aspecto histórico y de obras sociales. Sin flujo humano no hay nada que hacer; hay que crearlo en relación con las entidades de turismo, las parroquias. Como se ha hecho en la Catedral o en San Nicolás.

-Por lo que dice lo que quiere es abrir la Basílica. Habla del impulso social del significado de la Virgen de los Desamparados. Con el museo está llamando a la participación.

-Sí, y las redes sociales, y que las entidades valencianas, no religiosas propiamente, sientan esta como su casa. Hay un montón de entidades, como las Fallas que están muy comprometidas. Y las nacionalidades, en Valencia hay muchas europeas y también hispanas. Me gustaría que pudieran venir con su Virgen. Realmente la integración de los americanos en España es en gran parte por la lengua común, pero también la religión. También contar con otros como belgas, alemanes para crear esa solidaridad europea, mundial, sobre la base de la fe.

-Tras el incidente del desprendimiento de las puertas de la Basilica el día de la fiesta de la Mare de Déu se habló de un protocolo. ¿Está terminado?

-Formalizado y escrito lo tendremos antes de la fiesta. Ese protocolo serviría para cualquier otra puerta.

Fotos

Vídeos