Las inversiones por votación vecinal se repartirán por distritos el próximo año

P. M. VALENCIA.

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, explicó ayer tras un encuentro con la concejal de Participación, Neus Fábregas, que las inversiones elegidas por votación directa volverá en 2019 a la fórmula de un reparto de los siete millones de euros por distritos, en lugar de incluir proyectos globales como ha ocurrido en esta edición, con ejemplos como los ocho aseos públicos que se repartirán por el jardín del Turia, plantas de energía solar en edificios municipales o los dos millones de euros destinados a plantación de árboles.

Por el contrario, la siguiente edición destinará siete millones de euros a «proyectos por distritos porque la proximidad siempre mejora, no sólo la calidad, sino que los vecinos se sentirán más implicados», sostuvo Broseta. Antes de eso se realizará un trabajo previo en las juntas de distrito, de manera similar a lo que se hizo en ediciones anteriores. «El proceso será más largo y afectará a todos los barrios», finalizó la dirigente vecinal.

Fábregas presentó el resultado del plan participativo para Orriols y Benimaclet. En el primer caso se apuesta por los equipamientos públicos, mejora de la calidad del espacio público, una movilidad más sostenible, mayor oferta de vivienda, fomento de la ocupación y del comercio de barrio. Unas peticiones que en el caso del barrio de Benimaclet se amplían con la demanda de una transición huerta-ciudad. Los documentos servirán en los dos barrios para ordenar las prioridades en las inversiones municipales de los próximos años.

Fotos

Vídeos