El cangrejo azul, de invasor de la Albufera a manjar

Cangrejo azul en la lonja de la Comunidad de El Palmar.
Cangrejo azul en la lonja de la Comunidad de El Palmar. / Irene Marsilla

El crustáceo originario del Atlántico Norte se vende a unos cuatro euros el kilo y en El Palmar comienzan a cambiar las redes para capturarlo mejor Los pescadores empiezan a vender el cangrejo azul por la demanda en el mercado

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Hace dos años que fue detectado por primera vez, lo temieron como una especie invasora y ahora está empezando a ser una línea de negocio interesante para completar la pesca tradicional ambulante y de la anguila. Los pescadores de El Palmar han comenzado este mes a capturar cangrejos azules al ofrecerles un mayorista un precio que consideran viable para salir a faenar en la Albufera.

Es más, el presidente de la entidad, José Caballer, confió en que se apunten más socios para faenar. De momento salen dos días a la semana y en cada jornada suelen llevar a la lonja entre setenta y cien kilos del crustáceo azulado, que con sus cinco pares de fuertes patas empieza a ser protagonista.

De especie invasora a manjar. Los que lo han probado dicen que tiene buen sabor, incluso con un arroz. Para Caballer es una esperanza más para los 70 pescadores que siguen en activo en El Palmar. A lo largo del año se suele pagar a seis euros el kilo, un precio que baja en verano porque surge competencia de pescadores de Grecia y el delta del Ebro, entre otros lugares del Mediterráneo.

El problema es que las redes de malla de hilo «las cortan como si fuera con un cuchillo», por lo que los pescadores están empezando a comprar plastificadas, más resistentes y que sirven para este crustáceo. El segundo domingo de este mes se celebrará el sorteo de redolins (zonas fijas de pesca), mientras que la modalidad de ambulante es libre para los más de 200 socios de la histórica Comunidad.

El cangrejo azul come pescado vivo, relata Caballer, y de momento no han detectado una mortandad de anguilas en las nasas, los aparejos que usan para estas capturas. «Pusimos en una pequeña balsa cangrejos y anguilas para ver qué pasaba, pero no se las comían», indica. Otra cosa distinta es lo que ocurre con las redes, que acaban rotas en muchas ocasiones por los cangrejos.

Este tipo de animal se ha habituado a vivir «tanto en agua de mar como dulce», comenta Caballer, por lo que las entradas de la Albufera son los accesos perfectos para llegar al humedal. La comercialización ha sido la respuesta que ofrece el mercado al problema, donde los pescadores pidieron el pasado año ayuda a la Conselleria de Medio Ambiente. De ahí la percepción del presidente de la entidad en que a medio plazo habrá más pescadores que faenen estas capturas.

En la Albufera hay otro crustáceo con gran presencia y sí que está declarado como especie invasora. El cangrejo rojo americano no se puede comercializar, al menos en las condiciones actuales de la Lonja. «Podría ser viable pero necesitamos cámaras para congelar porque no podemos venderlos vivos», indica, una posibilidad no contemplada de momento por la entidad. Las capturas del cangrejo azul seguirán durante todo el verano, con la esperanza de que se haga más popular.

Fotos

Vídeos