Interior recluta a vigilantes de seguridad para combatir el yihadismo

Responsables policiales y de empresas de seguridad, ayer durante la inauguración de la jornada en Valencia. / LP
Responsables policiales y de empresas de seguridad, ayer durante la inauguración de la jornada en Valencia. / LP

Policías forman a guardias jurados de la Comunitat para ayudar en la detección de posibles islamistas u objetos sospechosos

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Cuatro ojos ven más que dos. El dicho popular es el resumen sencillo del nuevo plan puesto en marcha por el Ministerio del Interior en la Comunitat Valenciana, al igual que en otras regiones de España. El objetivo, sumar a los más de 17.000 trabajadores del cerca de medio centenar de empresas de seguridad asentadas en la región a una de las luchas más sensibles que llevan a cabo las Fuerzas de Seguridad: combatir la amenaza del terrorismo yihadista.

Responsables policiales iniciaron ayer en Valencia la I Jornada de formación dirigida a los responsables de seguridad privada, porque «toda ayuda en la lucha contra el terrorismo yihadista suma. Necesitamos de vosotros para aunar esfuerzos con las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra esta amenaza latente en Europa y que ya ha actuado en España», fue el mensaje lanzado por el delegado del Gobierno en la inauguración de la primera sesión del proyecto.

Que todo apoyo en esta labor es vital queda constatado con las cifras de las operaciones y arrestos llevados a cabo en los últimos años. Según datos de la Delegación del Gobierno, el año pasado se detuvieron a 74 presuntos yihadistas en España. Desde el año 2012 se han realizado un total de 86 operaciones contra el terrorismo yihadista con 186 apresados. De ellos, 12 arrestos tuvieron lugar en la Comunitat.

Petición de las empresas

A la jornada llevada a cabo con vigilantes de seguridad en Valencia le seguirán otras en Alicante y Castellón. Expertos del Cuerpo Nacional de Policía expusieron ayer a los responsables de seguridad las recomendaciones del nivel de alerta 4 reforzado y les han transmitido «la necesidad de contar con su ayuda». En la jornada intervinieron mandos de la Brigada de Información, de la Unidad Territorial de Inteligencia, la Brigada de Seguridad Ciudadana, Unidad de Intervención Policial y el área de Seguridad Privada de la Policía Nacional.

La formación se ha puesto en marcha después de que también las propias empresas la solicitasen al Ministerio del Interior, al ser conscientes de su presencia en zonas neurálgicas y su capacidad de desvelar posibles conductas sospechosas. Las directrices lanzadas a los guardias jurados se basan en la instrucción 6/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad con «recomendaciones en materia de autoprotección y criterios de actuación ante la comisión de atentados terroristas».

Otras heridas

Formación a policías.
La asistencia de mandos policiales o de agentes de Seguridad Ciudadana (los que patrullan por la calle) a cursillos de especialización ante atentados terroristas se ha multiplicado en los últimos meses.
Cursos 'amok'.
Seminarios como estos, dirigidos a formar a los policías para responder ante posibles ataques de lobos solitarios (terroristas que actúan por libre sin esta integrados en célula yihadista alguna).
Camiones
El uso de vehículos pesados por el Daesh en recientes atentados, como el de Barcelona y Cambrils, ha puesto en alerta a las Fuerzas de Seguridad con esta cuestión. La formación para desactivar atentados con camiones se ha incrementado entre los agentes.

No manipular objetos

Uno de los extremos en los que más énfasis hicieron los expertos policiales fue la de estar alerta ante personas o vehículos susceptibles de levantar sospecha, ante lo que deben «recabar toda la información posible y ponerla a disposición de las Fuerzas de Seguridad».

La presencia de objetos sospechosos es otro de los elementos a tener en cuenta por los vigilantes de seguridad. «Nunca debe ser manipulado», subraya la circular del Ministerio del Interior. La labor de los guardias jurados debe ser en ese instante «activar protocolos, desalojar el lugar e informar a los cuerpos de seguridad».

La coordinación y colaboración con las Fuerzas de Seguridad es otro extremo muy a considerar por los vigilantes de seguridad. «Comunicar cualquier alarma real», con la necesidad de cribar las falsas alertas, es otro de los conceptos que se trasladó en la jornada de ayer. Conocer al dedillo los planes de evacuación de la instalación en la que se encuentran, así como las medidas de seguridad existentes (cámaras de grabación, sensores, rutas de evacuación, salidas de emergencias, alarmas...), algo clave para dar la mejor respuesta posible a una posible situación de ataque terrorista.

«El papel de apoyo y complemento de la seguridad privada es imprescindible para que la Policía Nacional, la Guardia Civil y otras Fuerzas de Seguridad cumplan su función de proteger a todos los ciudadanos. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado, con nuevas formas de terrorismo y delincuencia más complejos que traspasan fronteras. En este contexto hay que entender la seguridad de forma integral», subrayó Juan Carlos Moragues.

Más

Fotos

Vídeos