Los ingenieros industriales urgen el túnel pasante antes de tres años

Los ingenieros industriales urgen el túnel pasante antes de tres años

Proponen el itinerario que sortea la plaza de Toros planteado en 2013 pero consideran que lo fundamental es «activar cuanto antes la obra»

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

La intención del Ministerio de Fomento de reactivar el proyecto del túnel pasante ferroviario de Valencia fue acogida ayer con «satisfacción» por el Colegio de Ingenieros Superiores Industriales de la Comunitat (COIICV). Sin embargo, la entidad criticó que «ya debería estar en marcha». El proyecto inicial que quedó estancado data de 2008 y la institución, asociada con Ferrmed, recordó al ministerio que ya planteó hace cuatro años una solución alternativa que abarataba costes, la que desplazaba la estación y evitaba la Plaza de Toros.

El decano Miguel Muñoz Veiga apremió ayer: «Debería estar en tres años a lo sumo para evitar la saturación . Si todos los ferrocarriles, de pasajeros y mercancías, siguen pasando por Serrería el colapso está garantizado». La actual estructura rompe la continuidad y todos los trenes del Corredor Mediterráneo deben dar un gran rodeo. Con el túnel pasante, el problema se subsanaría.

Pero de lo deseable a lo que el Gobierno estima hay gran distancia. Francisco García Calvo, ingeniero industrial y secretario adjunto, coincide con Muñoz en la urgencia de la infraestructura, pero recuerda que el ministro Íñigo de la Serna «ya fijó un horizonte de 15 años» para que los trenes recorran el subsuelo de Valencia. «Me parece una barbaridad y el plazo debería acortarse o habrá serios problemas».

Para abaratar costes y agilizar el proyecto ante los baches económicos, los ingenieros valencianos propusieron a Fomento su plan alternativo. Si bien mantenía el trazado esencial según los planes de Fomento, añadía un cambio clave sobre el mapa: se desplazaba la estación unos 200 metros y se reconducían las vías por la avenida Germanías a fin de evitar la Plaza de Toros y otras edificaciones. El túnel reducía su precio a 262 millones de euros.

Y esa es la propuesta que los ingenieros dejan ahora sobre la mesa. «No vamos a plantear otro estudio», avanzó García Calvo. Para Joan Amorós, presidente de Ferrmed, conlleva varias ventajas: «Es un trayecto más corto, no pasa por debajo de edificios, es más barato de construir y se integra bien con la red del metro». Los ingenieros consultados coinciden: «Si se quiere hacer de otra manera o con un mayor presupuesto, adelante, para los ingenieros no hay problema, lo realmente importante es sacar la infraestructura adelante».

El pliego de prescripciones técnicas del contrato licitado por Fomento reconoce que «resulta conveniente estudiar alternativas a la solución inicial». Sin embargo, los expertos no creen que esto suponga un cambio en el trazado previsto para el túnel, sino más bien a «cuestiones técnicas secundarias».

Manuel Miñes, director gerente de la Cámara de Contratistas, dice sentir un «sabor agridulce, pues el proyecto inicial es de 2008 y ya se debería haber impulsado». «Que todavía estemos pendientes de un estudio para arrancar unas obras tan necesarias es triste», añadió.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, recordó que también está pendiente el canal de acceso, el tramo desde el bulevar sur al puente de Giorgeta, donde sale el AVE a superficie. Indicó que ya ha ordenado la puesta en marcha de las comisiones técnicas necesarias para el estudio de su financiación.

Fotos

Vídeos