Los ingenieros de caminos buscarán alternativas para la avenida del Cid

Miles de coches aguardan en un atasco a la entrada de Valencia. / J. MONZó

El colegio profesional se reunirá la semana que viene para debatir qué hacer con una vía que registra nuevos accidentes y retenciones

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos de Valencia se reunirá la semana que viene para, entre otros asuntos, estudiar posibles alternativas para la avenida del Cid, afectada por atascos diarios, mucho más importantes que los que se sufrían antes de la retirada de las pasarelas y la creación de pasos de peatones provisionales. Fuentes de la entidad profesional explicaron que este tipo de reuniones son quincenales y en ella los expertos en movilidad del colegio analizarán la problemática creada en la avenida.

Y es que hasta quienes más saben de movilidad en la ciudad están preocupados por el estado de la avenida del Cid, que ayer volvió a sufrir importantes atascos en sentido entrada e incluso un accidente en la confluencia de Tres Cruces con la misma avenida que acabó con un motorista en el suelo en la vía de servicio junto al Hospital General. Por eso, en la reunión quincenal de la próxima semana analizarán la cuestión de la avenida del Cid.

Fuentes del colegio explicaron que hasta que no se reúnan no sabrán en qué dirección irán esas alternativas que se estudiarán. Este tipo de encuentros son habituales y suelen generar informes sobre la movilidad en la ciudad que son remitidos a la Mesa de la Movilidad del Ayuntamiento de Valencia o se hacen públicos. En cualquier caso, lo que salga de esa reunión, según explicaron las mismas fuentes, dijeron que lo que emitirán serán «sugerencias a la opinión pública». Indicaron, además, que se realizarán «teniendo en cuenta la planificación del Ayuntamiento y las necesidades del espacio en la avenida del Cid para peatones y vehículos».

Ciudadanos llevará los problemas de tráfico y la inseguridad al próximo pleno municipal

Desde el desmontaje de las pasarelas hace dos semanas, los problemas de tráfico son constantes. De hecho, casi diariamente hay atascos de entre dos y tres kilómetros en la A-3 en sentido entrada a la ciudad, sobre todo a la salida del túnel, donde se ha ubicado uno de los pasos peatonales provisionales. Los definitivos se ubicarán donde estaban las antiguas pasarelas, pero no se abrirán hasta que terminen las obras de desmontaje de las escaleras, que siguen en pie en varias ubicaciones de las pasarelas, mientras arrecian las críticas vecinales por los problemas de tráfico y de inseguridad que, aseguran, están sufriendo los barrios que atraviesa la avenida del Cid.

En este sentido, Ciudadanos llevará al pleno municipal de este mes una moción para solucionar los problemas en la avenida. El concejal Narciso Estellés exigirá «medidas para mitigar los atascos en la misma, que han repuntado desde septiembre de 2017 y que, tras la retirada de las pasarelas son kilométricos». «Todas las actuaciones alrededor de la avenida del Cid evidencian la carencia de un plan claro una vez retiradas las pasarelas. Se han llevado actuaciones sin consenso vecinal, no ha habido un debate extenso sobre la necesidad, o no, de nuevas pasarelas y las medianeras de los pasos de peatones no tienen la capacidad adecuada a un repunte del número de transeúntes», critica Estellés. En la propuesta también solicitará que se lleve a cabo un amplio proceso participativo en el que se pongan sobre la mesa «todas las soluciones que garanticen la seguridad vial y la fluidez del tráfico».

Rechazo de la propuesta del PP para recuperar algunas pasarelas

El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, admitió ayer los problemas de tráfico generados por el desmontaje de las pasarelas, aunque entendió que «como toda medida de cambio de hábitos o percepción, está sujeto a una fase de adaptación que se irá autoregulando».

La comisión de Desarrollo Urbano debatió una moción del concejal del grupo popular Alberto Mendoza donde se pedía un estudio de alternativas para volver a colocar pasarelas en la avenida del Cid, a la vista de las quejas vecinales y los problemas de atascos de tráfico producidos desde su desaparición.

La iniciativa fue rechazada con los votos del gobierno municipal, debido a que Sarrià consideró que «no corresponden al concepto de movilidad que debe haber en una avenida de Valencia; no debe tratarse como un acceso, que es lo que motivó en su día la colocación de las mismas».

El Consistorio desmontó cinco pasarelas para construir en su lugar pasos de peatones, de momento provisionales en cuatro de los lugares. Desde entonces, el tiempo de espera en rojo para los vehículos se ha duplicado.

Para Sarrià, la medida «tiene cierto impacto pero es absolutamente necesaria». Entre este mes y el próximo está previsto que finalicen todas las obras, que han tenido un coste de 400.000 euros. El edil de Desarrollo Urbano criticó que la propuesta del PP «se hace a destiempo; entiendo que se quiera aprovechar las molestias normales en un cambio de estas características», aunque se preguntó por la razón de que no se reclamen en otros lugares similares de Valencia.

Fotos

Vídeos