La EMT incumple la normativa en el pago de nóminas, contratos y compras

Autobús nocturno de la EMT, antes de la prohibición de estacionamiento en el carril bus por las noches. / jesús signes
Autobús nocturno de la EMT, antes de la prohibición de estacionamiento en el carril bus por las noches. / jesús signes

La Sindicatura de Comptes realiza una auditoría negativa a la empresa hasta en el modo que ingresa la aportación municipal

PACO MORENO VALENCIA.

La primera auditoría de la Sindicatura de Comptes a la EMT ha sacado a la luz un largo listado de incumplimientos de la empresa municipal en contratos de suministro, compra de material, el pago de ciertos pluses en las nóminas y hasta en la manera de contabilizar la aportación anual del Ayuntamiento, que en el ejercicio de 2016, año analizado, fue de 61,5 millones.

El informe se añade a la polémicas abierta por la remodelación de líneas de la compañía, criticada por varias asociaciones vecinales, así como por las dudas generadas en la siguiente fase, que afectará a numerosas calles del centro. Los grupos de la oposición también han cuestionado que haya mejorado la frecuencia de paso de los autobuses.

En el ámbito de la auditoría financiera, la Sindicatura emite una opinión con «salvedades, destacando que la EMT contabiliza de modo incorrecto subvenciones del Ayuntamiento, ya que deberían haberse reconocido en la cuenta de pérdidas y ganancias como ingresos».

El informe cuestiona el pago de 640.000 euros en complementos en las nóminas de la empresa

Es sólo un apunte de un completo repaso que desarrolla la entidad presidida por Vicent Cucarella, donde otras cuestiones que considera desfavorables se centran en el incumplimiento de la normativa de contratación. En este punto, los auditores han analizado también contratos anteriores a 2016 y que siguen vigentes, donde la opinión en conjunto es que «no han cumplido con sus obligaciones legales de suministro de información contractual».

Así, se habla de que la EMT no ha realizado informes jurídicos sobre los pliegos de cláusulas administrativas particulares. También se afirma que «el comité de compras ha asumido indebidamente determinadas competencias». Entre los incumplimientos significativos, la entidad habla de los contratos de suministro de energía eléctrica, el arrendamiento de autobuses, las auditorías financiera, legal y operativa, junto a la adquisición de tarjetas Móbilis, entre otros.

Sobre esto último, dos compras que suman unos cien mil euros, apuntan que «en los dos expedientes figuran sendos documentos denominados 'Solicitud oferta tarjetas móbilis', sin firmar». Este asunto corresponde a este mandato.

En la tramitación de ambos expedientes para la compra de 120.000 tarjetas, el informe asegura que «se han incumplido los principios básicos de la contratación pública». Esto se debe a que «no se han elaborado los principales documentos preparatorios de los contratos».

Se trata de un caso grave para los técnicos: «En ninguno de los dos expedientes se han formalizado los contratos, hecho que, unido a la inexistencia de pliegos, deriva en un desconocimiento de los términos».

El estudio encuentra también numerosas deficiencias en contratos de anteriores mandatos. En la relación aparece el mantenimiento del sistema de ayuda a la explotación, el suministro de publicidad en las marquesinas, la compra de combustible y repuestos, junto a la conducción de autobuses a las cocheras.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés comentó en una primera valoración que «Grezzi necesita un auditor 24 horas que fiscalice su trabajo de manera ininterrumpida», para añadir que «la auditoria dada a conocer refleja irregularidades e incumplimientos de la normativa, y nos hace temer represalias a la plantilla de EMT. Exigimos a Compromís que no siga generando un clima de pánico en la empresa».

Para la Sindicatura, el órgano de contratación de la EMT «no siempre ha cumplido con sus obligaciones legales de suministro de información contractual y que en la mayoría de contratos de ejercicios anteriores se incumple el plazo de duración y no consta que las prórrogas hayan sido acordadas».

Igual de grave es la existencia de determinados conceptos retributivos en las nóminas del personal no contemplados en el convenio colectivo, que sumaron ese año un gasto de 336. 893 euros. Otro desembolso de 313.065 euros sí que aparece en el acuerdo, pero no en las tablas salariales de la empresa y sirvió para primas a directivos. Por último, se habla de que el balance a 31 de diciembre de 2016 tenía un patrimonio neto negativo de 13,9 millones de euros, lo que supone un desequilibrio financiero.

Más

Fotos

Vídeos