La iglesia de La Punta retira por orden del Consistorio los nombres de los caídos

Fachada de la iglesia de La Punta sin la inscripción.
Fachada de la iglesia de La Punta sin la inscripción. / damián torres

El párroco acata la decisión pero asegura que se podía haber eliminado la inscripción franquista y mantener la referencia a los vecinos

LOLA SORIANO

valencia. La iglesia de Purísima Concepción de La Punta ya ha retirado de su fachada la inscripción de una hornacina en la que figuraban los nombres de vecinos de la pedanía caídos en el bando nacional en la Guerra Civil. Precisamente esta parroquia fue la primera en ser requerida por el Ayuntamiento en septiembre de 2015 para cumplir con la Ley de la Memoria Histórica.

Si bien las fiestas de La Punta comenzaron el 27 de agosto, ha sido al término de las mismas cuando el párroco y el consejo económico de la parroquia han acatado la orden recogida en un escrito que el Consistorio dirigió al Arzobispado en junio. «Hemos pintado la hornacina y se ha eliminado la inscripción. Pondremos un escrito para explicar que se ha hecho por petición municipal», indicó ayer Antonio Quesada, párroco e investigador.

Argumenta que se trataba de una inscripción «que no puso la Iglesia. Querían retirar la cruz y en la negociación les dije que tampoco la había puesto la parroquia y que una cruz no era ningún símbolo franquista, por eso se mantiene». Quesada añade que «propusimos retirar el encabezamiento de 'Caídos por España y la gracia de Dios' y el nombre de Primo de Rivera, pero mantener a los seis vecinos, pero no quisieron. Igual que han hecho un estudio con la Universitat antes de decidir los cambios de calles, podrían haber consultado estos casos. Entre las víctimas había un alcalde pedáneo, un Síndico de la acequia de Rovella, el presidente de un sindicato arrocero y tres hombres de la Derecha Regionalista Valenciana, cuando el dirigente Luis Lucía fue desterrado por el franquismo». Quesada añade que propuso «que ampliaran la lista de todas las víctimas, por ambos bandos, y no quisieron. Hemos acatado la orden, pero no está claro que se recupere la memoria histórica de unos y de otros no, dependiendo de quién apretó el gatillo. Es una decisión dictatorial».

Fotos

Vídeos