El Hospital Clínico de Valencia precisa obras de refuerzo tras las catas realizadas al hallar aluminosis

Área del centro sanitario donde se detectó aluminosis. / i. Marsilla

La dirección del centro asegura que no son necesarias actuaciones de inmediato, pero sí intervenciones localizadas

LAURA GARCÉS VALENCIA.

La detección de aluminosis en unas viguetas del Hospital Clínico de Valencia el pasado julio, además de obligar a reparar la zona afectada, llevaron a realizar catas en todo el edificio. Ahora, casi tres meses después, ya se dispone de los primeros resultados. Y el diagnóstico, como confirmaron desde el propio centro sanitario señala que nada «indica que se tenga que actuar de inmediato, pero sí que se tendrán que acometer actuaciones, algún refuerzo, en zonas localizadas poco a poco».

Las intervenciones a realizar aseguraron que no comportarán el cierre de salas, no afectarán a la actividad habitual de los servicios hospitalarios. No obstante, apuntaron que todavía no han terminado los trabajos, que se han centrado en el edificio más antiguo del complejo sanitario de la avenida Blasco Ibáñez. «Está prácticamente terminado», pero todavía no se tiene el resultado definitivo.

La necesidad de practicar catas en distintos puntos del hospital para descartar la presencia de aluminosis se desencadenó al observar que había dos viguetas afectadas por esta afección de las edificaciones en un despacho del centro. El pasado julio fue necesario apuntalar la estancia afectada.

El problema se localizó en la segunda planta del edificio más antiguo del complejo sanitario. La detección llegó de manera casual en el transcurso de trabajos de acondicionamiento de las instalaciones.

La primera decisión que se adoptó fue reparar las viguetas afectadas. Mientras se acometía la reparación se cerró el despacho afectado y la sala contigua. Ante estas circunstancias la dirección del Clínico decidió colocar bancos junto a la estancia destinada a espera de quirófanos, que se clausuró.

El «origen del problema»

El descubrimiento de la situación llevó a la dirección del centro a convocar a la junta de personal a una reunión urgente para dar cuenta de lo sucedido. Como señalaron en ese momento desde el hospital, al informe de la situación que afronta uno de los hospitales valencianos más antiguos llevaba la firma de una empresa de control de calidad.

El documento, aclararon, situaba el «origen del problema» que se había detectado en «la presencia de cemento aluminoso». Señalaba también que la posible «causa derivaría de la humedad de los baños de dos habitaciones» de la planta superior, que con carácter preventivo también se cerraron.

Desde UGT reclamaron la constitución de una comisión de seguimiento de las labores para la realización de la catas. Ahora, casi tres meses después, José Santamaría, representante del mencionado sindicato en el Clínico aseguró ayer a LAS PROVINCIAS que esa comisión no se ha constituido y, además, dijo que por el momento no se ha comunicado nada a la junta de personal respecto al curso que siguen las catas y los resultados de las mismas.

Fotos

Vídeos