Dos guarderías públicas que costaron 2,8 millones siguen cerradas tres años después

Interior de la escuela infantil municipal situada en la plaza Periodista Ros Belda de Valencia. / damián torres

El centro situado en Massarrojos abrirá a lo largo del curso mientras que el del barrio de Mestalla está a la espera de un informe sobre la demanda en la zona

JOAQUÍN BATISTA valencia. Viernes, 6 octubre 2017, 00:41

Dos de las escuelas infantiles públicas construidas en Valencia mediante el plan Confianza siguen cerradas y sin posibilidad de abrir la matrícula más de tres años después de que las obras finalizaran. Y la otra que también se levantó con los fondos de esta iniciativa autonómica para fomentar las inversiones sigue con los trabajos parados tras el concurso de acreedores de la adjudicataria. Las dos primeras se sitúan en la pedanía de Massarrojos y en el barrio de Mestalla, en la plaza Periodista Ros Belda. La inversión total ascendió a 2,8 millones y los trabajos finalizaron a mediados de 2014, aunque nunca llegaron a ser gestionadas tras paralizarse el concurso para buscar concesionarias. El Ayuntamiento confía en que las obras de la otra guardería citada, sita en la calle Clara Campoamor del barrio de Sant Llorenç, se puedan finalizar en los próximos meses.

La escuela infantil impulsada para dar servicio a los vecinos de Massarrojos se ubica en la zona residencial, no en el núcleo urbano. «La 'escoleta' no se abrirá. Lleva años terminada y salvo alguna visita de gente del Ayuntamiento nunca he visto actividad. La suerte es que no hayan entrado para llevarse el metal como ha pasado más arriba», dice David, un jubilado que suele pasear por la zona, en referencia a una promoción de adosados abandonada situada al otro lado del Camí de la Cossa y completamente desguazada tras la visita de los amigos de lo ajeno.

Desde fuera del centro se puede ver el mobiliario de las clases y de la conserjería, así como colchonetas y los vivos colores de la fachada que recae al patio, donde se va abriendo paso la maleza. Hay incluso electrodomésticos. Salvo la suciedad propia de un inmueble sin uso, el estado de conservación es bueno. Pero no siempre ha sido así.

Como explica el alcalde pedáneo, Carles Verdaguer, a principios de año se repararon una serie de desperfectos provocados por actos vandálicos, como roturas en el cerramiento externo de cristal, que fue sustituido por una valla metálica. Actualmente dispone de alarma y de servicio de vigilancia para evitar intrusiones. Además, durante varios meses la banda de música utilizó las instalaciones para sus ensayos tras los daños provocados en su local como consecuencia de un temporal.

Según señalaron fuentes de la Concejalía de Educación, la gestión de la guardería fue cedida antes de verano a la conselleria, junto a la de Mestalla, y la previsión es que pueda estar en funcionamiento este mismo curso. Desde el departamento que dirige Vicent Marzà añadieron que el pasado 29 de septiembre el pleno del Consell aprobó la creación de este recurso educativo y que la dirección territorial de Valencia «está llevando a cabo los trámites oportunos para ponerla en funcionamiento tan pronto como sea posible», si bien insistieron en que se hará a lo largo del ejercicio actual.

La previsión inicial del equipo de Gobierno del PP era que el centro, igual que el de Mestalla, fuera gestionado por una empresa concesionaria mediante un concurso impulsado en febrero de 2015. La llegada del tripartito supuso la renuncia al mismo en julio con la idea de buscar una fórmula distinta, fundamentalmente la gestión directa (es decir, pública). Finalmente se ha optado por la cesión a la administración autonómica, que desde 2015 fomenta la creación de una red para generar oferta pública en el primer ciclo de Infantil, concretamente para el tramo de dos-tres años.

Periodista Ros Belda

El desbloqueo de la escuela infantil de la plaza Periodista Ros Belda tardará algo más pues aún no ha pasado por el pleno del Consell. Lo hará, según la conselleria, «una vez la secretaría autonómica haya definido las necesidades de escolarización», si bien desde el Consistorio confían en que entre en funcionamiento también este curso. Encajada en una manzana, su estado de conservación es similar, aunque se observa más maleza en el generoso patio, así como mesas y sillas y otros elementos de juego de las clases. Su ubicación urbana ha facilitado que no sufra actos vandálicos. El proyecto fue muy criticado por los centros privados de la zona, que alegaban que no se precisaba más oferta al existir vacantes en sus instalaciones.

Desde la conselleria señalaron que se han topado con más casos de escuelas infantiles municipales que no pueden abrirse, fundamentalmente por motivos económicos, por lo que también se les ha propuesto la cesión de la gestión. El departamento está estudiando la posibilidad de incluir los costes de apertura en los presupuestos de 2018. Uno de ellos es el centro situado en San Miguel de Salinas de Alicante.

Más

Secciones
Servicios