Fuset descarta ahora las gradas en los conciertos de Viveros tras la muerte de un operario

Montaje de gradas en el que se accidentó un operario. / irene marsilla
Montaje de gradas en el que se accidentó un operario. / irene marsilla

La Inspección de Trabajo emitió un informe que recoge fallos de prevención de riesgos por parte de las empresas instaladoras

L. SORIANO / A. G. VALENCIA

Los conciertos de música de la Feria de Julio de 2018 no tendrán gradas para el público. Así lo desveló ayer el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, que reconoció como principal motivo de la negativa el accidente del pasado verano que se saldó con la muerte de uno de los operarios que estaban realizando el montaje de las instalaciones en la explanada de Viveros.

El edil explicó que la Asociación de Promotores Musicales de la Comunidad Valenciana ha vuelto a solicitar la colocación de estos asientos, pero «el Ayuntamiento ya ha tomado la decisión de no volver a instalarlas». Fuset reconoció que el accidente mortal ha pesado a la hora de tomar la decisión y añadió que «si no se ofrecen garantías, no es conveniente poner las gradas».

Estas declaraciones se producen coincidiendo con la actuación del juzgado de Instrucción 18 de Valencia que investiga las causas del fallecimiento del trabajador y en el que el juez imputa a varios promotores del espectáculo. El concejal negó ayer cualquier responsabilidad municipal en este asunto y dijo que «el Ayuntamiento pone el escenario y el equipo de sonido, pero los promotores son los que pidieron incluir como mejoras la colocación de césped artificial y las gradas, para vender entradas con dos precios».

Insistió en que «no se trata de un contrato que hiciera el Ayuntamiento, se hizo como un servicio, una mejora por parte de los promotores» y por tanto el Consistorio no tuvo que generar expendiente.

La Inspección de Trabajo, en un informe que consta en la causa judicial que analiza las circunstancias del accidente, apuntó a una infracción en materia de prevención de riesgos laborales por parte de las empresas instaladoras. Se trata de Promociones Musicales Osuna y Calecerina. El trabajador fallecido, según ese informe, carecía de algunas medidas de seguridad. Al menos otros tres empresarios figuran como investigados. Forman parte de las firmas que traían a los artistas, pero sin relación directa con el montaje de las instalaciones.

Sobre la posible responsabilidad del Consistorio al supervisar el contrato, el edil de Cultura Festiva contestó que «eso lo deberá de dirimir el que lo tenga que dirimir», en clara referencia a un juez. Y lamentó que traten de implicar al Consistorio «por una estrategia de defensa de un promotor». De hecho, el edil dijo que él no ha sido citado a declarar y que todavía no ha decidido si se querellará contra alguno de estos empresarios.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, exige al alcalde Joan Ribó «que aclare si las gradas se instalaron y usaron antes de adjudicarse el contrato. La contratación se hizo después de que Fuset ordenara de palabra el montaje a los promotores y eso es un procedimiento anómalo».

Fotos

Vídeos