El mal funcionamiento de la línea 14 dispara las quejas de vecinos de las pedanías

Á. S. VALENCIA.

El mal funcionamiento y las continuas quejas de los usuarios de la línea 14 que une el centro de la ciudad con las pedanías del sur ha motivado una visita 'in situ' del concejal Giuseppe Grezzi a las distintas paradas. Lo cierto es que la 14 es una de las líneas más complejas de la red, porque cuenta con hasta tres cabeceras. Los retrasos son constantes a lo largo de todo el trayecto, y las quejas que recibe la EMT, muy numerosas.

El trazado incluye la entrada en pedanías como Pinedo y Horno de Alcedo, lo que en ocasiones obliga a los autobuses a reducir la velocidad. Los conductores, tal como ha podido saber este diario, protestan a menudo sobre la velocidad que hay que alcanzar con la 14 para cumplir los horarios. Estos mismos conductores son los que, sorprendidos, vieron ayer a Grezzi entre las distintas paradas de la línea, comprobando en persona cómo funcionaba. Fuentes informadas aseguran que en determinadas ocasiones y en determinados puntos, pueden encontrarse hasta dos autobuses juntos, lo que afecta al funcionamiento del resto de la línea y a los horarios que marcan los carteles avisadores en las marquesinas.

El consejo de administración de la EMT aprobó ayer un pliego de nuevas condiciones que regulan el contrato que mantiene la empresa con Indra para gestionar el Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE), responsable de la información en los paneles donde las personas usuarias se informan del paso de los autobuses. Se producirá una inversión en los equipos que supondrá una mejora en el servicio.

Fotos

Vídeos