Fomento encarga de nuevo el túnel pasante sin un itinerario definido

Playa de vías con la estación del Norte al fondo de la imagen. / lp
Playa de vías con la estación del Norte al fondo de la imagen. / lp

El ministerio saca a concurso el estudio del eje ferroviario con la base del realizado en 2008 pero lo deja abierto a cambios

PACO MORENO VALENCIA.

No se parte de cero, pero tampoco hay algo definido. Ese podría ser el resumen del estudio informativo que publicó ayer el Boletín Oficial del Estado con el que el Ministerio de Fomento quiere construir el túnel pasante ferroviario de Valencia, entre la futura estación Central y las inmediaciones de la Politècnica. Sobre el papel es una actualización del encargado en 2008, aunque precisamente la adaptación a la nueva normativa técnica y de evaluación ambiental obliga al Gobierno a no cerrar ninguna posibilidad de cambio de itinerario.

Para ello se seleccionará la «alternativa técnica más adecuada», según se cita en el comunicado difundido por el Gobierno y confirmado después a LAS PROVINCIAS por fuentes de Fomento.

Será el estudio el que decida, por lo que no se puede hablar todavía por ejemplo de las estaciones de transbordo en la avenida de Aragón y la avenida de los Naranjos, como tampoco de que irá por la Gran Vía Marqués del Turia para seguir por el trazado decidido hace ya casi una década. Desde entonces se han modificado las leyes y hay normativa nueva, tanto en la evaluación ambiental que requieren estas obras públicas tan potentes como en criterios de seguridad o circulación ferroviaria. Es una de las razones por las que el concurso fija un máximo de 24 meses a las empresas que aspiren al diseño del túnel pasante.

El nuevo estudio informativo es el primer paso dado por Fomento después del compromiso hecho público por el titular de este departamento, Íñigo de la Serna, en mayo durante el consejo de la sociedad Parque Central. Tiene un coste estimado de 880 millones de euros que será asumido por el Gobierno. El contrato tiene un presupuesto de licitación de 551.481 euros y se enmarca en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda.

Comprende la redacción del estudio informativo, así como el apoyo a los trámites de información pública y de audiencia previstos. El estudio será objeto de la correspondiente evaluación de impacto ambiental, con lo que de hecho se comienza de nuevo el proceso.

Para su elaboración, el Ministerio asegura en el comunicado que «partirá de los estudios previos disponibles, que serán completados y actualizados a los nuevos requisitos técnicos y normativos». En la actualidad, las vías ferroviarias acceden a las estaciones de Valencia, la del Norte y la Joaquín Sorolla, por el sur y no disponen de continuidad directa hacia el norte, por lo que todos los trenes del llamado Corredor Mediterráneo deben volver sobre sus pasos para bordear la ciudad a lo largo de la V-30 y dirigirse hacia Castellón por la huerta de La Punta y el túnel de Serrería. Esto hace que los convoyes pierdan tiempo y las estaciones pierdan buena parte de su funcionalidad por esta penalización.

El estudio definirá un nuevo eje ferroviario que discurra «a través del centro urbano de Valencia en dirección sur-norte, desde la futura estación Central hasta el entorno del límite de los términos municipales de Alboraya y Meliana, seleccionando la alternativa técnica más adecuada», se señala, sin concretar por ejemplo si habrá estaciones de transbordo con la red de Metrovalencia en la avenida de Aragón y en los Naranjos, junto a la Politécnica.

El tramo tendrá unos nueve kilómetros de longitud y discurrirá en túnel en su mayor parte. Conectará con la actual línea Valencia-Tarragona y el futuro tramo de alta velocidad entre Valencia y Castellón. El túnel podrá ser utilizado «tanto por servicios de alta velocidad como por cercanías, por lo que se incorporará la implantación de estaciones de cercanías en su recorrido».

Un problema añadido es que el túnel conectará con el sur con la estación Central, pendiente de un acuerdo definitivo entre los socios de la sociedad Parque Central. En el consejo de mayo, De la Serna anunció que Fomento pagará la mitad del coste del canal de acceso, el túnel que irá desde el bulevar sur hasta los andenes subterráneos. El presupuesto total se estima en 340 millones de euros y el resto se repartiría entre el Ayuntamiento y la Generalitat. Este acuerdo está por definir porque tanto el alcalde Ribó como la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, pusieron objeciones al modelo de financiación.

Otro de los concursos publicados ayer en el Boletín Oficial del Estado es el estudio informativo para la línea de alta velocidad entre Valencia y Castellón. Tendrá también un plazo de 24 meses de entrega y un coste a la baja de 655.154 euros y la actuación se enmarca dentro del Corredor Mediterráneo, para permitir que la conexión entre Valencia y Barcelona se reduzca a dos horas. Desde Barcelona hasta Alicante se reduciría también a tres horas y hasta Castellón a una hora y media. Las obras contemplan una inversión de 1.170 millones y permitirá a los servicios de viajeros una velocidad máxima de 350 kilómetros por hora.

Más

Fotos

Vídeos