La Federación vecinal lamenta la escasa subida para el gasto de limpieza de calles

P. M. VALENCIA.

Los 157,2 millones de euros que destina el presupuesto municipal de 2018 a servicios como la limpieza de las calles, la recogida de basura, el ciclo integral del agua, jardines o las playas, no son suficientes para la Federación de Vecinos, cuya presidenta, María José Broseta, echó ayer en falta una mayor dedicación de las cuentas sobre todo a las contratas de limpieza y poda.

Un día después de la aprobación en la junta de gobierno del Consistorio, la Federación vecinal analizó ayer la repercusión del presupuesto en los barrios. Y lo hizo valorando el incremento hasta los 811 millones de euros y lamentando después que la subida en gasto corriente en las partidas citadas se queda corta.

Broseta elogió el aumento de las prestaciones sociales básicas, con un 10% más que este año y una cuantía de 127 millones de euros. Sin embargo, dos de los aspectos que más quejas generan en las asociaciones vecinales, la falta de limpieza, con todo lo que ello conllevo en forma de plagas de ratas y malos olores, y de poda del arbolado, no han recibido las partidas esperadas por las protestas de los últimos meses.

La dirigente vecinal comentó en un comunicado que «aún reconociendo el esfuerzo de los dos últimos años, a tenor de las quejas planteadas por las asociaciones de los diferentes barrios a la concejala Pilar Soriano, los dos millones de euros de aumento previstos para el año que viene se antojan insuficientes, máxime si se quiere destinar una parte a incrementar la recogida selectiva de orgánicos, una medida que la Federación ve positiva desde el principio».

Fotos

Vídeos