Fallece Antonio Gómez de Barreda y Castillo, marqués de Llanera y caballero profeso de la Orden de Calatrava

Coronel de Caballería, fue un firme valedor de las costumbres y tradiciones de Valencia desde instituciones vinculadas a la nobleza

J. F.Valencia

Ha fallecido en Valencia el ilustrísimo señor Antonio Gómez de Barreda y Castillo, marqués de Llanera, caballero profeso de la Orden de Calatrava, maestrante de la Real Maestranza de Caballería de Valencia, caballero Cruz y Placa de la Orden de San Hermenegildo, caballero de la Real Hermandad del Santo Cáliz y cofrade de la Celda de San Vicente Ferrer.

El marqués de Llanera era coronel del arma de Caballería y como es fácil deducir por sus títulos estuvo siempre profundamente vinculado a su Valencia natal, de cuyas costumbres y tradiciones era un firme valedor, así como a la nobleza local.

Heredó el título de marqués de su tía María Luisa Castillo y Arnedo, marquesa de Llanera. La familia tuvo y tiene su casa solariega en la calle de Santa Teresa -con fachadas laterales a las calles Carda y Valeriola- en el valenciano barrio de Velluters. La construcción de este palacete tuvo lugar entre febrero de 1845 y junio de 1847. El promotor de la casa fue Salvador Castillo y Madroño, casado con María de la Concepción Crespí de Valldaura y Caro, marquesa de Llanera. Salvador Castillo era primo del III marqués de Jura Real, don Francisco Javier del Castillo Navia. El hijo de ambos, Vicente Castillo y Crespí de Valldaura, IX marqués de Llanera heredaría el marquesado y a la postre es quien daría nombre a la casa. El marquesado de Llanera hace alusión a la población valenciana de Llanera de Ranes.

De esta noble familia es la carroza de estilo imperio que se exhibe desde hace años en el salón de carruajes del Palacio del Marqués de Dos Aguas, pues fue donada a este Museo Nacional de Cerámica por la familia del marqués de Llanera en el año 1994 .

Se trata de una berlina de 1800, con varas de metal volteadas a la francesa. Sobre la decoración original, se pintó a principios de siglo XX, sobre las puertas y paneles delantero y trasero, cuatro escenas infantiles en un jardín, con atuendos dieciochescos, representando a las hijas del marqués de Llanera, quien compró la carroza a unos sobrinos, pertenecientes a la familia Zaforteza de Palma de Mallorca.

Francisco Pérez de los Cobos, autor de varios libros sobre las masías, palacios, casas solariegas y heredades de la Comunitat Valenciana, conoció a Antonio Gómez de Barreda y Castillo en el año 1975, cuando ambos coincidieron en la junta de gobierno de la Gran Asociación de Beneficencia Domiciliaria Nuestra Señora de los Desamparados. «Luego seguimos manteniendo una buena relación y hasta una estrecha amistad, tanto con él como con su hermano Diego, que es ingeniero agrónomo y también reside en Valencia», aseguró.

«De su carácter puedo decir que era un hombre extremadamente cortés, educado hasta el límite y buen conversador por su amplia cultura. El hecho de pertener a una familia noble no lo hacía en absoluto distante en el trato. Era cordial y sencillo, pero de sus aficiones particulares conozco poco. Coincidí con él en la calle hace menos de 15 días y estaba muy bien de aspecto. Lamento mucho su muerte», concluye Pérez de los Cobos Gironés.

Socio del Casino de Agricultura desde julio de 1942, el marqués de Llanera estaba en posesión de la Medalla de Plata de la Sociedad que le fue concedida en el año 2003. En el año 2014 fue nombrado nuevo Socio Decano del Casino de Agricultura.

Viudo desde hace no muchos años, Antonio Gómez de Barreda era padre de tres hijos, Antonio, María Isabel y Luis, y abuelo y bisabuelo. Sus restos mortales serán depositados hoy en el panteón familiar del cementerio de Valencia, en la más estricta intimidad.

Fotos

Vídeos