Fallas, maratón y fútbol tendrán más seguridad por la amenaza yihadista

La reunión de la Junta Local de Seguridad, ayer por la mañana antes de su comienzo. / efe/juan carlos cárdenas
La reunión de la Junta Local de Seguridad, ayer por la mañana antes de su comienzo. / efe/juan carlos cárdenas

La Policía Local de Valencia reubicará bolardos ya colocados en la calle para que no afecten a vehículos de emergencia

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

Una ciudad blindada. Ese es el objetivo del alcalde de Valencia, Joan Ribó, y del delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ante la amenaza yihadista. Especial atención recibirán por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado las Fallas y los grandes eventos deportivos como maratones, medias maratones o partidos de fútbol u otro tipo de actos como el 9 d'Octubre. Las administraciones se reunieron ayer en la sede de la Delegación de Gobierno en la calle Colón en la Junta Local de Seguridad para analizar la actualización del plan general de seguridad para la ciudad.

De ese encuentro salió un plan trazado pero secreto para mejorar la seguridad en Fallas y durante las grandes aglomeraciones de personas. Tras el atentado del pasado día 16 en Barcelona, donde dos grupos de terroristas se lanzaron en sendos vehículos contra las Ramblas de la Ciudad Condal y el paseo marítimo de Cambrils, en el que murieron 16 personas, el Ministerio del Interior recomendó a las ciudades que protegieran las zonas turísticas o de las gran afluencia. Así lo hizo el Consistorio, colocando bolardos o maceteros en calles como Ribera, Convento de Santa Clara, Ruzafa, Navellos o Muro de Santa Ana, entre otras muchas. También protegió con furgones policiales enclaves como las plazas de la Virgen y de la Reina.

Sin embargo, ahora el Consistorio reubicará algunos de esos bolardos. Así lo confirmó ayer el alcalde Ribó, que aseguró que están «afinando» la ubicación de los obstáculos «para que no generen problemas para el mantenimiento de la apertura de los comercios, entrada de coches, de vehículos de emergencia, circulación de bicicletas...». En las calles de Valencia se han colocado «alrededor de 90 bolardos y maceteros», según explicó el primer edil, que añadió que se están desarrollando «tareas de información y de articulación, que son muy importantes, con una actitud de colaboración muy activa por parte de la Policía Local, que vamos a incentivar todavía más mejorando su trabajo y su formación junto a la Policía Nacional y el resto de cuerpos de seguridad del Estado, que son evidentemente quienes tienen las competencias en la lucha contra el terrorismo».

Pero son las Fallas uno de los eventos que más quita el sueño a los agentes de policía que trabajan en la ciudad. En este sentido Ribó adelantó que en las próximas Fallas habrá un refuerzo de las medidas de protección y seguridad, «aumentando el control por parte de la Policía Local, pero también por parte de Protección Civil y Bomberos. El próximo año caerán en fin de semana y se puede hacer una previsión de que habrá mucha gente en la calle».

Además de las Fallas, el alcalde se refirió a los grandes eventos deportivos. «Los campos de fútbol se llenan cada quince días con miles de personas, pero también tenemos otras actividades deportivas de decenas de miles de personas, como es el caso de la media maratón o de la maratón, el baloncesto, actividades musicales como la fiesta de fin de año o, por supuesto, el 9 d'Octubre». En la reunión de ayer se analizó «la mejor manera de garantizar la seguridad de todas las personas, y los valencianos pueden estar tranquilos sabiendo que las fuerzas de seguridad están trabajando en una articulación y colaboración que está mejorando cada vez más. Y también en una mejora de la información y la prevención».

Ribó recordó que antes de se produjeran los atentados, «y a partir de unas pautas del Ministerio del Interior, estamos trabajando en la multiculturalidad y para evitar el surgimiento de brotes de radicalización. Por ejemplo posibilitando que todas las religiones puedan desarrollar libremente sus creencias». El alcalde puso en valor la labor desarrollada desde la concejalía de Igualdad, encabezada por Isabel Lozano, en aspectos relacionados con la prevención de la radicalización violenta.

En este sentido, el delegado de Gobierno aprovechó la Junta de Seguridad Local para remarcar la importancia de la colaboración ciudadana para detectar posibles focos de radicalismo. En este sentido, el Ministerio del Interior dispone de la plataforma Stop Radicalismos donde se puede avisar de posibles elementos en riesgo de radicalización para actuar con rapidez.

Más

Fotos

Vídeos