El éxodo de casi dos millones de vehículos arranca con colas en la A-3

Dos agentes de la Guardia Civil vigilan el tráfico en la V-30, ayer, al inicio de la operación especial de Semana Santa. / damián torres
Dos agentes de la Guardia Civil vigilan el tráfico en la V-30, ayer, al inicio de la operación especial de Semana Santa. / damián torres

El Ayuntamiento de Valencia cierra el acceso a parques, jardines y monumentos ante el peligro por el viento

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

Las habituales colas en la A-3 marcaron ayer el inicio del éxodo de vehículos con motivo de Semana Santa. Según Tráfico, se esperán 1,8 millones de desplazamientos de vehículos en la Comunitat en la primera fase de la operación especial, casi medio millón más que el año pasado. El incremento llega en un momento delicado para la seguridad vial en nuestra región, con la mayoría de cámaras de tráfico aún inoperativas y en pleno repunte de accidentes de circulación.

Los principales problemas de ayer se vivieron en la A-3, con retenciones en varios tramos entre Madrid y Valencia por los masivos desplazamientos a la Comunitat desde la capital. La DGT constató colas que, en suma, alcanzaron los seis kilómetros. Hubo retenciones en las salidas de Madrid, en Rivas-Vaciamadrid y también en Fuentidueña del Tajo. Ya en nuestra región, las congestiones se produjeron en el entronque entre la A-3 y el 'bypass', con colas de hasta dos kilómetros en Ribarroja.

Si bien no hubo que lamentar víctimas mortales, sí se produjeron algunos accidentes menores como el ocurrido en Alginet. Fue a las 16.30 horas, en el kilómetro 366 de la A-7. Allí chocaron un camión y un coche. Se formaron colas de dos kilómetros y el tráfico no recobró la fluidez hasta una hora después.

La circunvalación de Valencia en la V-30 también registró algo más de densidad de tráfico. Se formaron retenciones de dos kilómetros durante aproximadamente una hora. Mientras, en Alicante, los problemas estuvieron en la A-70, con congestión entre el kilómetro 16 y el 19 en sentido hacia Valencia.

La segunda fase de la operación de Semana Santa, para la que se prevén 9 millones de desplazamientos en toda España, comenzará el próximo miércoles y concluirá a las doce de la noche del lunes 2 de abril. En ese segundo periodo crítico, Tráfico espera el grueso de desplazamientos del periodo festivo: 4 millones en toda la Comunitat.

Este enorme volumen de movimiento de vehículos coincide con un nefasto arranque del año en el que ya han fallecido 26 personas en las carreteras de la región, cinco víctimas más que el año pasado, según las cifras de la DGT. Somos la tercera autonomía con mayor incremento después de Cataluña y Cantabria.

La operación especial de Semana Santa llega, además, con un refuerzo de la vigilancia a medio gas. La nota negativa son las cámaras de tráfico. «Los operadores del Centro de Gestión de Tráfico de Levante no podemos ver lo que ocurre en el 80% de las cámaras de la Comunitat y en un 50% de la A3», lamentaban ayer funcionarios de CSI-F de este departamento. Sin embargo, llegan nuevas armas contra la delincuencia al volante: motocicletas de la Guardia Civil de Tráfico equipadas con miniradares para detectar excesos de velocidad y 'kits-exprés' para detectar consumo de alcohol y drogas entre los conductores. Son casi 300 las nuevas motos que surcarán estos días las carreteras españolas.

El peligro llega hoy con el viento. Debido a las fuertes rachas, el Ayuntamiento de Valencia cierra al público los nueve parques y jardines de la ciudad con vallas, como el de Viveros o Monforte. También el Museo de Ciencias Naturales, las Torres de Serranos y las de Quart.

Más

Fotos

Vídeos