La ley también exige una humedad superior al 30%

La regulación sobre las temperaturas mínimas y máximas de los sistemas de refrigeración y calefacción se estableció en 2009 para fomentar el ahorro energético. Y no afecta solamente a los lugares de titularidad pública. En general, todas las grandes superficies con gran afluencia de personas han de cumplir esta normativa, tanto públicas como privadas. Supermercados, teatros, bares, tiendas, auditorios... La norma exige también una humedad relativa situada entre el 30 y el 70% y un sistema de cierre de puertas que evite que el aire frío se pierda en el exterior.

Fotos

Vídeos