Exceso de hormigón en el Parque Central

Una de las zonas pavimentadas del Parque Central. / damián torres
Una de las zonas pavimentadas del Parque Central. / damián torres

Los vecinos critican la presencia de demasiado «pavimento duro» donde debía haber más zonas verdes

PACO MORENO

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, cuestionó ayer lo que consideró un exceso de «hormigón y pavimento duro» en el Parque Central, en lugar de destinar amplias áreas del jardín a zonas verdes. El ajardinamiento de la primera fase ya perfila cómo quedará.

La dirigente vecinal señaló la utilización de palmeras como algo negativo. «Deberían ser árboles más frondosos», dijo a la hora de lograr áreas de sombra en el gran parque, a orillas del barrio de Ruzafa. Aseguró que de las imágenes publicadas de la marcha de las obras, hay «vaguadas y caminos con pavimento duro que nos habría gustado que hubieran sido más verdes».

La inversión pública para el parque supera los 15 millones de euros y las obras se iniciaron en mayo de 2015, aunque sufren un considerable retraso. El plazo de ejecución se fijó en 22 meses, aunque ayer mismo se habló de demorarlo al menos hasta el próximo verano.

Las empresas tendrán que cambiar 5.900 metros cuadrados de suelo de granito por un error

Broseta rechazó también el reparto realizado por el Consistorio para los equipamientos públicos. «A nuestro juicio falta un centro de día para mayores», apuntó. En las cuatro naves se ubicarán un polideportivo, una sede de Universidad Popular, un centro de Juventud y otra para exposiciones culturales.

Por su parte, la venta de solares públicos para viviendas en el Parque Central cubrirá el 15% del coste de la operación ferroviaria y urbanística, según avanzó ayer el director general de la sociedad pública, Salvador Martínez, tras la comisión que dio cuenta también del retraso pedido por las constructoras del jardín, al tener que sustituir el pavimento de las fuentes por contener material defectuoso.

Esto último afectará a 5.900 metros cuadrados, prácticamente todas las fuentes y láminas de agua de la primera fase, señaló el concejal Vicent Sarrià, representante del Ayuntamiento en la entidad. Las empresas han pedido una prórroga de «cuatro o cinco meses» que ha sido aceptada, por lo que en el mejor de los casos la entrega del parque se realizará a finales de junio.

Esta cuestión y la venta de los primeros lotes de solares públicos serán llevadas a un próximo consejo de Administración, todavía sin fecha. Ambos estimaron que las obras pendientes ascienden a unos 2.000 millones de euros, con lo que en números redondos se espera conseguir algo más de 300 millones con las subastas. Martínez Císcar rechazó desvelar la tasación y el precio por metro cuadrado de las parcelas a ofrecer, aunque sí comentó que no será un precio único sino que dependerá de cómo se agrupen los lotes y las ubicaciones de los solares.

La sociedad pública se financia de momento con la aportación de los socios, que en el caso del Consistorio tuvo que aprobar un préstamo. Las parcelas se encuentran en las calles Bailén y Maestro Sosa, así como alguna propiedad en la parte de Ruzafa tras el proceso de reparcelación. En la primera ubicación se ha empezado a trabajar en el traslado de árboles monumentales, un proceso que acabará en el invierno de 2019.

Sobre los problemas con el pavimento, Sarrià explicó que las empresas adjudicatarias de la obra han asumido el coste añadido que supondrá la renovación en las fuentes y canales, mientras que tampoco se prevé algún tipo de penalización desde la sociedad pública por la demora. Entre los problemas detectados se encuentra que el color no es uniforme en todo el granito cuando se moja, además de otros relacionados con su resistencia y condiciones para evitar resbalones.

La propuesta de las empresas aceptada por la comisión ha sido encargar a una cantera de Extremadura el envío del nuevo material, que afecta sobre todo a una gran lámina de agua situada entre una de las naves ferroviarias y la playa de vías. Además, habrá también renovación de suelo en el resto de zonas.

Los 2.000 millones de obras pendientes salen fundamentalmente del canal de acceso, la estación Central y el túnel que saldrá desde las inmediaciones de Germanías hacia el norte de Valencia.

Fotos

Vídeos