Los escarabajos toman el barrio de San Marcelino de Valencia

Los escarabajos toman el barrio de San Marcelino de Valencia

El área de Sanidad del Ayuntamiento asegura que no se trata de una plaga ni una especie que afecte a la salud

LOLA SORIANO VALENCIA.

En los cristales, balcones, en los pasillos y en el interior de tiendas y bajos sociales. En todos estos puntos los vecinos de San Marcelino están encontrando unos insectos conocidos como la galeruca del olmo. Se trata de unos escarabajos que se alimentan de hojas de especies como los olmos y que estos días han tomado San Marcelino.

Algunas de las calles donde los vecinos se están viendo afectados por la proliferación de estos coleópteros son Pío IX, Salvador Perles e Ingeniero José Sirera. De hecho, ayer fueron varios los vecinos los que llamaron al teléfono de información 010 del Ayuntamiento para dejar constancia de las molestias.

Desde la asociación vecinal de San Marcelino, un portavoz, Lluís Vallés, dijo ayer que los residentes vienen padeciendo las molestias desde hace días. «Son pequeños escarabajos. Esta misma semana pasando por el parque de la Rambleta se te ponían por la cara o por las piernas y no es agradable pasar y llenarte de bichos». Desde la entidad vecinal explican que en el Ayuntamiento los técnicos «nos han explicado que han hecho un tratamiento y que está controlado y comentaban que no afectará tanto porque ha llovido».

Estos insectos no sólo están cayendo sobre las personas que transitan por las zonas ajardinadas, sino que además, están entrando en las viviendas. «Estos días varios vecinos ya nos habíamos encontrado estos insectos en la galería, y eso que estamos en un sexto piso, pero la noche del lunes fueron entrando en las casas muchos más. Mi vecina del séptimo llenó ayer una bolsa con estos bichos», indica Isabel García, residente en el barrio. Estos escarabajos también se han instalado en la biblioteca del centro de la Rambleta, tal como confirmaron ayer algunos usuarios.

Desde la concejalía de Sanidad explicaron ayer que no se trata de una plaga, no pica ni afecta a la salud, ni transmite enfermedades y añadieron que es una cuestión de Jardines. El profesor de Paisajismo de la Politècnica, José Francisco Ballester-Olmos, explica que la galeruca «no sólo ataca a esta especie sino también a árboles de hoja ancha. En esa zona no hay olmos, pero sí familias cercanas, ya que en la Rambleta hay árboles de ribera. Son inofensivos, pero ciertamente son molestos. Se pueden tratar con insecticidas tipo piretroide que son poco dañiños para el hombre».

Por otro lado, ayer, vecinos de San Isidro exigen que se haga un tratamiento en la calle San Isidro, junto a la parroquia, «la zona ajardinada está llena de mosquitos y estamos sufriendo picaduras», indicaron.

Fotos

Vídeos