El equipo del plan del Cabanyal quiere recuperar las casas marineras de Las Arenas

Calle Eugenia Viñes con Mediterráneo, frente al Hotel de Las Arenas.
Calle Eugenia Viñes con Mediterráneo, frente al Hotel de Las Arenas. / Irene Marsilla

Los arquitectos proponen reconstruir la fachada de Eugenia Viñes y crear un área deportiva de barrio en lugar de piscinas olímpicas

LOLA SORIANO VALENCIA.

El equipo de arquitectos encargado de redactar el Plan Especial del Cabanyal (PEC), que marcará el futuro definitivo del barrio, quiere recuperar las casas marineras de Las Arenas. Aunque el plan está en pleno proceso de revisión, ya que no se aprobará hasta 2019, el equipo de Luis Casado, Tato Herrero y Gerardo Roger pretende proponer que se reconstruyan las casitas con grandes terrazas que había en la calle Eugenia Viñes, frente a los restaurantes del paseo de Neptuno.

Esta idea tendrá que recibir el visto bueno del Consistorio, pero aseguran que es una «alternativa que propondremos con intensidad», indica Tato Herrero. La mayoría de las construcciones que había en este punto, que eran casas de veraneo de la burguesía valenciana, se derribaron para efectuar primero el plan que se bautizó como las 'piscinas olímpicas' en 2004 y que en 2011 fue rediseñado para un centro termal, pero el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, ha pedido a los arquitectos que incluyan esta manzana en la revisión.

«Estamos en proceso de formular propuestas y de escuchar a los vecinos y a Urbanismo, pero pensamos que lo más adecuado es que se recupere este frente con las casas marineras que había manteniendo las mismas condiciones, es decir, con casas similares a las del barrio, con ventilaciones cruzadas, parcelación menuda y con la exigencia de mantener las terrazas que dan cara al mar», indicó Herrero. También proponen crear un equipamiento deportivo de barrio, en lugar de las piscinas olímpicas iniciales.

Redistribuir la parcela

Ahora tienen la labor de redistribuir la edificabilidad, ya que hay suelo de bancos, FGV, particulares y de Aumsa. «Tenemos que buscar los mecanismos de gestión para lograr el equilibrio entre costes y aprovechamientos de la reordenación y que sea asumible», añadió Roger.

El concejal Vicent Sarrià reconoció que «pedí que se incluyera esta zona en la revisión del Cabanyal porque la ordenación que se había hecho en función de la villa termal no me gustaba, pero la idea que lanzan es una alternativa. De momento, sólo hay impresiones, no decisiones». Sarrià añadió que quiere se revise este punto a la vez que la Lonja y el bloque de portuarios «para dar un diseño coherente».

Precisamente, un colectivo vecinal llamado 'Villas de Las Arenas', piden que se decida ya qué se va a hacer «porque llevamos 17 años de incertidumbre. A nosotros nos parecería genial que se reconstruyan las casas que se derribaron, pero también pedimos que el bloque de viviendas de Eugenia Viñes de los números 107 a 117, se mantenga», indican Ana Castañer y José Carles. Y es que el plan de las piscinas preveía derribar estas fincas para crear nuevas edificaciones y dejar espacio junto a Marcos Sopena para las piscinas. «Si no se va a hacer, lo normal es que este gobierno no tire a gente de su casa. Tenemos la propiedad de las casas, pero no del suelo y queremos que nos dejen comprarlo, igual que a los vecinos de La Lonja», afirman. Desde el equipo redactor, aseguran que su intención sería mantenerlos. Estos vecinos explican que «sabemos que los arquitectos nos apoyan, pero queremos compromiso de los políticos». Los vecinos podrán preguntar hoy estas dudas en un acto de presentación del proyecto del Ayuntamiento (19 h.) en el teatro el Musical.

Fotos

Vídeos