La empresa Plan Cabanyal cierra las cuentas de 2017 con un aumento del déficit

P. M.

valencia. La empresa pública Plan Cabanyal-Canyamelar aprobó ayer las cuentas de 2017, que reflejan una reducción de la cifra de negocios y un aumento del déficit, hasta llegar esto último a 568.798 euros. La sociedad está sustentada por el Ayuntamiento y la Generalitat con un capital social de 18,5 millones.

El documento incluye cuestiones como la permuta de solares y viviendas con el Ayuntamiento, para que el gobierno municipal pueda acometer los equipamientos públicos incluidos en el Plan EDUSI con fondos europeos. Se trata de un centro de día para personas mayores, un centro cívico, una escuela-taller de empleo, una escuela infantil de primer ciclo, la sede del Archivo Histórico del Cabanyal-Canyamelar, así como un inmueble para oficinas de la entidad. Esta permuta debe formalizarse todavía, es decir, que Plan Cabanyal tase los solares que quiere el Consistorio y que el gobierno municipal le entregue propiedades por dicho valor.

Sobre las cuentas, el concejal del grupo popular Alfonso Novo declaró que «la Sociedad Plan Cabanyal-Canyamelar está paralizada» con el gobierno tripartito, como lo demuestra, según afirmó, «el balance desolador de las cuentas de 2017 presentadas al consejo de administración, en el que no se registra ninguna nueva actuación respecto al año anterior, y en las que se evidencia la falta de interés y ambición del alcalde y sus concejales por impulsar una rehabilitación real de los barrios del Marítimo».

El edil citó como ejemplo de «la parálisis que existe como saldos pendientes con partes vinculadas un importe 4.765.115 euros que se corresponden con la deuda contraída con la sociedad municipal AUMSA, por la compra de un solar para su promoción a cambio de obra, que un ejercicio más sigue parado y sin ejecutarse ningún proyecto como figura en las cuentas».

Fotos

Vídeos