La empresa de la Hípica exige al Ayuntamiento de Valencia 6,4 millones y anular ya la concesión

Las instalaciones de la Hípica, ayer. / irene marsilla
Las instalaciones de la Hípica, ayer. / irene marsilla

Deportes rechaza la petición, basada en que la firma no ha logrado la licencia de actividad desde 1997 y se ha visto dañada en los ingresos

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El Ayuntamiento de Valencia ha dado cuenta este jueves del informe de la concejalía de Deportes que desestima la petición de la concesionaria de la Hípica (calle Jaca) del pago de 6,4 millones y la revisión de oficio de «actos nulos de pleno derecho» del concurso de 1997, lo que derivaría en anticipar el final de un contrato previsto dentro de cinco años.

La Hípica se extiende sobre un solar municipal de 18.132 metros cuadrados junto a la ampliación del jardín de Viveros. El 27 de junio de 1997 la empresa Fila Cero Producciones resultó adjudicataria de la concesión con una vigencia para los siguientes 25 años. El canon inicial superaba los 24.000 euros anuales, además de una serie de inversiones en el recinto. Dos años después, el 23 de febrero de 1999, se suscribió el «correspondiente contrato de prestación del servicio deportivo y otras actividades recreativas».

Según el informe presentado por la empresa el pasado 21 de septiembre y al que tuvo acceso ayer LAS PROVINCIAS, después de recibir la conformidad de las obras «se ha venido denegando sistemáticamente tanto por los órganos municipales como por la Conselleria de Agricultura, la licencia de actividad del complejo hípico. De esta forma, por parte de la Administración se produce un 'vaciamiento de facto' del objeto principal del objeto de la licitación y su contrato».

Fuentes cercanas a la concejalía de Deportes apoyaron el informe técnico que desestima la petición de la empresa, para señalar que sorprende una solicitud de la firma «veinte años después» del inicio del contrato. Por su parte, este periódico no pudo recabar ayer la opinión de los responsables de la empresa. En todo caso, en su reclamación se indica que «entendemos que se ha producido un supuesto de nulidad radical de dicho procedimiento (el concurso) porque cuando el Ayuntamiento procedió al informe de municipalización de actividades, y posteriormente a la licitación del mismo, no advirtieron o no quisieron advertir que la configuración propuesta adolecía del vicio radical de la imposibilidad de desarrollo».

La clave del conflicto se encuentra en la normativa que limita, cuando no prohibe, este tipo de instalaciones con animales en el casco urbano de ciudades con más de diez mil habitantes, basado en una normativa anterior a 1997. Pese a esas restricciones, en el escrito se indica que «nunca durante los muchos años transcurridos desde que se firmó el contrato, se ha dispuesto el cierre provisional de la actividad», para indicar más adelante que «es cierto que muchas de las limitaciones pudieron dispensarse mediante informes del Ayuntamiento».

En todo caso, la reclamación económica se centra en 4,35 millones de euros por las inversiones realizadas hasta ahora, así como el pago del canon, el IBI y otros impuestos municipales, junto con el lucro cesante, lo que da la cantidad de 6,42 millones de euros.

Entre los perjuicios por la «gestión de una actividad imposible» se habla de la pérdida de contratos relacionados con el cuidado de caballos, así como de eventos federativos o exhibiciones relacionadas con la hípica, lo que era la cuestión principal en la adjudicación. La relación sigue con las indemnizaciones que procedan por la extinción de contratos laborales y otros gastos para la obtención de licencias de actividad desde hace dos décadas.

Fotos

Vídeos