El edil afirma que recurrirá en la Audiencia Nacional y descarta responsabilidades

L. SORIANO VALENCIA

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, no se da por vencido. Ayer aseguró que la resolución de la Agencia Española de Protección de Datos sobre la encuesta fallera, en la que se resuelve que el Ayuntamiento cometió una infracción muy grave, «es contradictoria. Y aunque no implique sanción, no podemos compartir la resolución». Como la vía administrativa se ha terminado, ahora recurrirán ante la audiencia Nacional. Fuset indicó que «primero vamos a agotar todos los plazos porque estamos convencidos de que se trata de un esperpento de resolución porque dice que ha habido un mal tratamiento de unos datos que el Ayuntamiento nunca ha tenido. Esperamos que no haga falta llegar a Estrasburgo».

El edil no dudó en señalar con el dedo al PP. «La pantomima comenzó cuando Protección de Datos actuó de oficio en esta purga política, cuando es una resolución que no implica ninguna sanción».

Fuset opinó que es «una persecución política del PP que ha estado hasta conflictivizando la defensa del Ayuntamiento». Apuntó que «no lo vamos a tolerar». Dijo que el PP sólo buscaba «titulares negativos y vamos a defender los intereses del Ayuntamiento y a hacerle entender a Mar España, la que fuera mano derecha de Cospedal, de que la agencia no es su cortijo. No se puede usar para hacer una persecución política».

Fuset justificó el estudio escudándose en la Unesco y dijo que las «preguntas eran las necesarias para un estudio sociológico como el que la propia Unesco recomienda para esta cuestión».

Sobre posibles dimisiones o destrucción de la encuesta comentó que no hay nada previsto «porque no se plantea ni en la petición ni la propia sanción». En cuanto a la petición de los falleros de dimisiones, dijo que «los falleros son más de 100.000 personas y no creo que hayan pedido eso».

Fotos

Vídeos