Una docena de colegios en barracones siguen con las obras en vía muerta

Vista aérea del colegio 103 de Valencia, el único de la capital íntegramente en barracones. Las obras del nuevo centro empezaron este mismo mes. / Damián Torres
Vista aérea del colegio 103 de Valencia, el único de la capital íntegramente en barracones. Las obras del nuevo centro empezaron este mismo mes. / Damián Torres

Los trabajos aún están sin licitar mientras Educación delega en los ayuntamientos cinco centros y asumirá los siete restantes

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La mejora de las infraestructuras educativas sigue siendo la asignatura pendiente del Consell. La última promesa pasa por acabar la legislatura sin colegios íntegramente en barracones. Y queda mucho trabajo por hacer teniendo en cuenta que de los 25 centros de estas características que se encontró el conseller Vicent Marzà al llegar al departamento, doce -el 48%- siguen sin licitarse, por lo que el inicio de las obras tardará en llegar. Más allá de las declaraciones de intenciones, se asume a que el objetivo más realista es que estén en construcción, más que en funcionamiento, de cara al final del mandato.

Además, existe un factor importante en la ecuación. Con el nuevo plan de construcciones, Edificant, la tramitación de varias de estas escuelas se va a delegar en los ayuntamientos. Dicho de otra manera, la reiterada promesa del Consell dependerá también de otras administraciones, que son las que tendrán que encargarse de los trabajos previos relacionados con los proyectos, los concursos y las adjudicaciones, que no siempre están exentas de problemas. Eso sí, la inversión necesaria la aportará la Generalitat.

De los doce centros que todavía no han salido a concurso cinco entran dentro del nuevo programa. Para que la delegación de competencias sea efectiva la conselleria debe impulsar una resolución que recoja las condiciones del acuerdo. Se trata del Ceip La Xara de Dénia, la escuela infantil Santa Infancia de Elda, el Ceip Les Foies de Gandia, el Álvaro Esquerdo de La Vila Joiosa y el Santa Quiteria de Almassora. Todos llevan años en situación de provisionalidad, alguno más de una década. El objetivo de Edificant es agilizar los procesos. En lugar de depender de un único organismo -los servicios técnicos y de contratación de la conselleria- serán varios los ayuntamientos trabajando a la vez.

En cifras

25
colegios estaban íntegramente en barracones cuando aterrizó el Consell del Botánico.
12
escuelas conformadas por aulas provisionales todavía siguen con las obras sin licitar.
6
escuelas se encuentran en fase de ejecución, aunque una -Regina Violant- lleva paralizada un año.
7
de los colegios que estaban en barracones en 2015 ya tiene nuevas instalaciones en funcionamiento.

Tal y como explican desde el departamento autonómico, los otros siete centros íntegramente en barracones siguen en manos de la Subdirección General de Infraestructuras de Educación, sobre todo porque los trámites ya estaban avanzados cuando nació el nuevo programa.

Se trata del Ceip Gasparot de La Vila Joiosa, a punto de licitarse según las mismas fuentes; el Jaume I de Vinaròs; el Dama de Guardamar de Guardamar de Segura, en el que la previsión es que la adjudicación llegue durante el segundo semestre de 2018; el Bracal de Muro de Alcoy, para el que ya se han impulsado trabajos geotécnicos previos a la licitación; el Ceip Amanecer de Torrevieja, cuyo inicio de obras se espera para antes de que termine 2018; El Rajolar de Aldaia, que se adjudicará en el segundo semestre de este año; y el aulario de Vilanova d'Alcolea perteneciente al CRA El Trescaire, en el que se acaban de iniciar los trámites para la redacción del proyecto.

Todos estos centros debían haberse empezado como muy tarde en el primer semestre de 2017, según el programa inicial de infraestructuras del Consell presentado en enero de 2016, cuyo fracaso derivó en el impulso de Edificant.

El Regina Violant, paralizado

De los 25 colegios que en 2015 estaban en barracones hay cinco en fase de construcción y uno en el que las obras están paralizadas hace un año: el Regina Violant de Almassora. Se debe a un conflicto con la petición de la constructora de un modificado del proyecto que la conselleria no acepta. Fuentes del departamento explicaron que se ha dado «un ultimátum» a la empresa para que presente un acuerdo de rescisión del contrato para poder impulsar una nueva adjudicación que permita terminarlo. Si no se le denunciará «por el bloqueo del proceso», lo que provocará nuevos retrasos.

Los centros en construcción son el IES La Encantà de San Fulgencio, el Playas de Orihuela -el Ampa espera que esté listo para el próximo curso tras 14 años en barracones-, el Villar Palasí de Sagunto, el 103 de Valencia -las obras empezaron este mes- y el Cremona de Alaquàs.

El listado de 25 se completa con los siete ya terminados: Playa Flamenca de Orihuela, Rosa Serrano de Paiporta, El Perelló de Sueca, Evaristo Calatayud de Montserrat, Honori García de La Vall d'Uixò, Pedro Alcázar de Nules y Cardenal Tarancón de Burriana.

«Mi hija alucinó cuando vio el instituto»

Se ciernen nubarrones sobre el futuro del Regina Violant de Almassora, cuyas obras están paralizadas por el conflicto entre la empresa y la conselleria. La incertidumbre ha llevado a las familias pedir una entrevista con el conseller Vicent Marzà. «Hemos seguido los plenos de Les Corts cada vez que ha salido en el orden del día algo referente a nuestro colegio, pero a día de hoy nadie sabe responder a nuestras preguntas. Creemos que, como comunidad educativa, merecemos que alguien aclare en qué situación estamos y, lo más importante, hasta cuándo vamos a estar en instalaciones provisionales. Como bien sabe, después de las vacaciones de Navidad nuestros hijos hubieran tenido que estrenar el centro», reza la misiva.

«Llevamos escuchando el discurso del ultimátum mucho tiempo», explican desde el Ampa, que tiene previstas nuevas movilizaciones con el objetivo de que se desbloquee la situación lo antes posible. «Mi hijo ha pasado Infantil y Primaria en barracones y ya está en Secundaria; mi hija, cuando acudimos una vez a recogerlo, alucinó con el instituto, y eso que tiene muchísimos problemas. 'Mamá, ¿esto es un cole de verdad?, me preguntaba», explica una de las madres que sigue a la espera de respuestas.

Fotos

Vídeos