Los diseños de la plaza de Brujas olvidan el acceso al sótano del Mercado Central

Una de las propuestas de diseño para la nueva plaza de Brujas. / IRENE MARSILLA

Un informe de Grezzi en el pliego del concurso establece que la entrada sólo se hará a través del nuevo aparcamiento

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Accesos al sótano del Mercado Central, puntos de carga y descarga para el resto de comercios y el giro del autobús en plena plaza de Brujas. Son los tres puntos de discrepancia que ayer coparon la jornada participativa organizada por la Conselleria de Obras Públicas y el Ayuntamiento de Valencia para explicar los tres proyectos seleccionados para la reforma del entorno de la Lonja y el Mercado Central.

Precisamente los vendedores de este recinto fueron uno de los colectivos que anunció alegaciones a los diseños de los tres equipos de arquitectos. Porque ninguno contempla el uso del sótano y, además, sólo se ha establecido un único punto de acceso al mismo, que se haría a través del nuevo parking de Brujas, cuyas obras podrían arrancar en marzo, según el anuncio que realizó el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, presente en el acto.

Esa petición, la de un solo punto de entrada, figura en un informe de la delegación de Grezzi incluido en uno de los anexos del pliego del concurso de ideas convocado por la Conselleria de Obras Públicas, que es quien asume esta parte del proceso de reurbanización mientras que el Consistorio ejecutará las obras.

La conselleria resolverá el concurso en febrero para que el Consistorio pueda licitar las obras este año

«Se contempla que, con la apertura del aparcamiento de la plaza de Ciudad de Brujas, el acceso al sótano del Mercado Central se haga exclusivamente a través de dicho aparcamiento, desapareciendo la necesidad de acceso por Vella de la Palla», refleja el documento de la concejalía. También se apunta a que la primera planta de ese nuevo parking se destine a «centro logístico».

Por ello, los vendedores del Mercado Central insistieron en que se garantice el acceso actual, por el que a diario llegan 48.000 kilos de fruta diarios y unos 400 camiones de reparto. En sus alegaciones también piden que se garanticen los puntos de carga y descarga en todas las puertas de entrada al recinto.

I. Marsilla

También la Asociación de Comerciantes del Centro puso sobre la mesa esta zona exclusiva para las mercancías al solicitar que se contemplen para las necesidades de los establecimientos del entorno de la Lonja y el mercado, petición a la que se sumó la Asociación de Empresas de Distribución de Bebidas a la Hostelería.

A estas peticiones del público asistente, que llenó la sala de la Lonja en que se desarrolló el acto, tanto el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, como la directora general de Vivienda, Rebeca Torró, recordaron que las propuestas son ideas que se concretarán a partir de ahora con la incorporación de las sugerencias de vecinos y asociaciones.

De ahí saldrán nuevos documentos sobre los que la conselleria escogerá al ganador, previsiblemente en febrero. En este sentido, Sarrià comentó que los trámites de la licitación podrían arrancar este año y las obras, en 2019.

La instalación de los mercadillos ambulantes, la presencia de terrazas o «la invasión» de la plaza por parte de los autobuses, como denunció la Coordinadora de Entidades de Ciutat Vella, fueron otras reclamaciones ciudadanas. Sobre el paso de la EMT, el Mercado Central insistió en la necesidad de que se mantengan las paradas.

Fotos

Vídeos