El diseño para el entorno de la Lonja rescata la escalera de los Santos Juanes

La simulación realizada del sistema pergolado en la plaza de Brujas. / lp
La simulación realizada del sistema pergolado en la plaza de Brujas. / lp

El proyecto de las arquitectas Quintana y Peñín, que potencia las zonas verdes, gana el concurso organizado por la Generalitat

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

El futuro de la plaza de Brujas comienza a despejarse. Tras la reactivación de la construcción del parking subterráneo (pendiente de adjudicación en la parte de la dirección de obra), la Conselleria de Obras Públicas anunció ayer que la propuesta 'Confluencia' de la UTE Quintana-Peñín (liderado por las arquitectas Elisabet Quintana y Blanca Peñín) es la ganadora del concurso convocado para la regeneración urbana del entorno de la plaza de Brujas, la Lonja, el Mercado Central y la iglesia de los Santos Juanes, donde se recuperarán 'les covetes' y la antigua escalera.

Esta iniciativa, que arrancó el pasado verano con la convocatoria del certamen, suscitó el interés de 21 despachos profesionales aunque sólo tres proyectos fueron seleccionados: 'Doce plazas' de Jesús Ulargui, 'Una ciudad, una casa' de José María Urcelay y 'Confluencia', que finalmente ha sido escogida por el jurado y, por tanto, será la propuesta que transformará «un entorno tan emblemático para la ciudad», apuntó la consellera María José Salvador tras dar a conocer el veredicto.

Ahora, tras un plazo de 15 días para formalizar el contrato de cara a la adjudicación definitiva a finales de marzo, se abrirá un plazo de tres meses para que el equipo ganador desarrolle el proyecto definitivo. Un periodo en el que habrá «una supervisión conjunta» entre la conselleria y el Ayuntamiento de Valencia, que es quien se encargará de licitar -y costear- la actuación. La dirección de obra también estará a cargo del equipo de Quintana y Peñín al estar incluida en la adjudicación del proyecto, que asciende a 246.000 euros.

La propuesta mantiene la actual rampa de acceso al Mercado Central que pedían los vendedores El diseño definitivo tendrá que estar listo en verano y las obras podrían licitarse a comienzos de 2019

Según Salvador, la previsión es que a finales de verano esté aprobado el documento definitivo para entregar al Consistorio y, por tanto, que comience el periodo de licitación. En este sentido, confió en que las obras puedan iniciarse a comienzos de 2019 «si todos los trámites administrativos van bien».

Un espacio para todos

De 'Confluencia' el jurado destacó, entre otros aspectos, la puesta en valor de los monumentos del entorno, la claridad en la definición del espacio público, la integración de los elementos verdes y su articulación con el pavimento, además de dar prioridad a «estrategias bioclimáticas» para reducir «el efecto isla de calor» y minimizar los costes de mantenimiento y la accesibilidad.

Precisamente este último aspecto es uno de los que se reforzó tras las peticiones vecinales dentro del proceso de participación impulsado por la conselleria. Así, Salvador apuntó que se han incorporado criterios de perspectiva de género e ideas para asegurar «el tratamiento del espacio público para que sea suficientemente accesible para todos», niños y mayores incluidos.

Respecto al Mercado Central, «se ha incorporado el acceso al parking y al mercado no sólo para la carga y descarga» sino para todos los usuarios, explicó Salvador al haberse incorporado las peticiones de los vendedores, que reclamaron que se mantuviera la entrada por la calle Vieja de la Paja. También se ha previsto, como ya se señaló en la jornada participativa celebrada en la Lonja en enero, la circulación de las líneas de autobuses solicitadas por el Ayuntamiento.

Patrimonio en valor

Para la arquitecta y paisajista Elisabet Quintana supone «una gran oportunidad trabajar en la ciudad» con un proyecto cuyo objetivo es «recuperar la percepción del entorno, que se había perdido con el paso del tiempo y con todos los añadidos». Según explicó, con la actuación se pondrá en valor el patrimonio arquitectónico en la zona «desde un punto de vista unitario».

En este sentido, Quintana resaltó la complejidad del espacio al coexistir «gente, patrimonio y el ecosistema urbano», ya que para este equipo el aspecto medioambiental es fundamental. De hecho, el diseño de la plaza de Brujas y el entorno contará con un sistema de drenaje sostenible, sin rejas ni imbornales, que permitirá filtrar el agua y su reutilización. En el caso de los árboles, se ha optado por amelias, (en la zona de la avenida María Cristina), palmeras («ligadas a los elementos patrimoniales») y especies singulares.

Uno de los aspectos destacados es la recuperación de la antigua escalera y plaza de acceso a los Santos Juanes, de forma que quede «a una altura accesible para las personas». Además, se restaurarán 'les covetes', en las que el equipo ganador plantea un uso cultural o museístico descartando el comercial.

La sensación de plaza se creará mediante el pavimento, con un color similar a la fachada. Este elemento es otra clave en 'Confluencia'. Así, por ejemplo, en la Lonja serán losas similares a los escalones y, en el Mercado Central, se recuperará el antiguo.

Para la plaza de Brujas, un sistema pergolado permitirá, según la arquitecta, «ordenar elementos, como las entradas del parking o del metro; hacer la transición entre los edificios modernos y los tradicionales; y conducir la mirada hacia los Santos Juanes». Sin olvidar la avenida del Oeste, que se quiere recuperar como espacio público y eje comercial con alineaciones de árboles.

Para el grupo municipal popular, la adjudicación del proyecto «deja muchos interrogantes abiertos», según señaló el concejal Alfonso Novo, haciendo referencia a cuestiones vecinales planteadas en la jornada participativa. Por ejemplo, se pregunto si se va a resolver el «criticado giro que han de realizar los autobuses en la plaza de Brujas para retornar por la avenida del Oeste» o las necesidades de carga y descarga.

Fotos

Vídeos