El deterioro del teatro Principal de Valencia no se frena

Las mallas que, desde junio del año pasado, recubren la fachada del Principal para evitar desprendimientos a la vía pública. / d. torres
Las mallas que, desde junio del año pasado, recubren la fachada del Principal para evitar desprendimientos a la vía pública. / d. torres

La institución provincial mantiene el frontis cubierto con una malla desde junio de 2017 para evitar desprendimientos La Diputación, propietaria del edificio, confía en adjudicar la reforma de la fachada antes del verano

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

El deterioro del teatro Principal de Valencia no se frena. A simple vista, el estado de la fachada dista mucho de la imagen que debería proyectar un escenario histórico como es el edificio de la calle Barcas. En los últimos diez meses, no se ha acometido una intervención que repare los daños del frontis. Desconchones, suciedad y peligro de posibles desprendimientos es lo que presenta el inmueble desde hace mucho tiempo. Tanto es así que hace casi un año un grupo de operarios colocó mallas repartidas por la cornisa y la fachada para evitar que los cascotes cayeran a la vía pública.

La Diputación de Valencia es la propietaria del inmueble. En el momento en el que LAS PROVINCIAS denunció el mal estado del edificio en junio de 2017, la corporación provincial no sólo se apresuró a colocar esas redes sino que anunció que se iban a gastar unos 900.000 euros para reparar los daños. También, que los funcionarios del organismo iban a realizar un informe, que se sumó a otro redactado por el Instituto Valenciano de Cultura, un ente que gestiona el escenario la mayor parte de la temporada. A partir de ahí, tocaba sacar a concurso la reparación del inmueble. Y, según fuentes consultadas por este diario, el procedimiento está en su última fase, por lo que se calcula que los trabajos de reparación no llegarán, presumiblemente, hasta después del verano.

Lo cierto es que calculan que en un mes esté resuelto el proceso y ya se haya elegido a la empresa encargada de arreglar la fachada. Sin embargo, todo dependerá de los plazos administrativos. Y es que el desarrollo del concurso se ha retrasado porque se han tenido que estudiar con detenimiento varias ofertas. Con todo, y si nada lo remedia, el Principal llevará más de un año esperando a que se solucionen los graves problemas de su cubierta.

Los empleados alertaron del «riesgo para trabajadores y espectadores»

No hay que olvidar que en junio de 2017, los propios empleados y profesionales que cada día pisan el teatro Principal de Valencia alertaron del «riesgo para trabajadores y espectadores» que suponía el mal estado del edificio. En un comunicado, exigieron «una intervención urgente, ya que ha habido muchos años en los que no se ha invertido en el mantenimiento de los edificios».

Pese a la instalación de esas mallas, el aspecto que presenta el histórico edificio es observable por todo el que pasa por la calle Barcas. El mítico escenario no atraviesa su mejor estado de conservación. «Los desperfectos de la fachada son el mal menor del edificio, los problemas están en la estructura», afirmaron en aquella época a este periódico trabajadores del espacio. Lamentaron que no hubiera habido ningún tipo de estudio del estado actual, que no hubiera sido revisado por ningún arquitecto y destacaron, además, la existencia de filtraciones de agua en la cubierta y la necesidad de reforzar las vigas de madera sobre las que están situadas los palcos. Todo ello, reiteraron, era urgente.

Pero hasta la fecha, según estas mismas fuentes, sólo se ha empezado por arreglar la escalera interior del edificio, que en la actualidad sí que se está reparando. A diferencia de lo que ocurrió con el teatro Escalante, que también gestionaba la Diputación, la corporación provincial sí ha decidido arreglar el estado del Principal y sí se mostró diligente en cuanto a la actuación en el espacio de la calle de las Barcas. En el caso del Escalante, lo que hizo fue finiquitar el contrato de alquiler que mantenía con la Fundación Patronato de la Juventud Obrera.

La partida de 900.000 euros anunciada pretende servir para «actuar en zonas prioritarias» del edificio y «reparar deficiencias y patologías urgentes», según explicó el diputado de Patrimonio, Pepe Ruiz. Mientras llegan las obras, la Diputación está recabando la autorización de la Conselleria de Cultura para iniciar estos trabajos ya que se trata de un edificio declarado como Bien de Interés Cultural (BIC). Asimismo, también se está tramitando la licencia de obras que tiene que aprobar el Ayuntamiento de Valencia.

Hasta que las tareas para reparar y devolver el esplendor a la cubierta de uno de los escenarios con más solera de la capital del Turia comiencen a desarrollarse, las mallas que en junio de 2017 instalaron un grupo de operarios en las cornisas para evitar desprendimientos sobre la vía pública siguen siendo visibles. No sólo eso. La fachada del Principal sigue hablando por sí misma: suciedad, desconchones, pintadas... Esa es la imagen que se ofrece de un emblemático inmueble no sólo a los ciudadanos, sino también a los visitantes a Valencia.

Fotos

Vídeos