La fachada del Palacio del Marqués de Dos Aguas sufre desperfectos

Turistas esta mañana frente al edificio/Manuel Molines
Turistas esta mañana frente al edificio / Manuel Molines

El Ayuntamiento protege con una cadena la sede del Museo de Cerámica González Martí para evitar desperfectos en la fachada

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El Ayuntamiento de Valencia continúa con las restricciones al tráfico, ya sea con grandes actuaciones o con pequeñas modificaciones de la red viaria como la anunciada ayer, cuando la concejalía de Movilidad Sostenible afirmó que ha colocado una cadena en las inmediaciones del Palacio del Marqués de Dos Aguas para proteger el edificio, declarado monumento histórico-artístico en 1941, y evitar desperfectos de vehículos de carga y descarga. Durante los últimos años se han producido reiterados desperfectos en la fachada debido a «la impunidad» en el ejercicio de la carga y descarga en este entorno monumental, pese a estar prohibido y existir una zona habilitada al efecto en la calle del Marqués de Dos Aguas, según informó el ayuntamiento.

Sin embargo, preguntado por este respecto, el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, no contestó a este diario y su departamento no informó de qué desperfectos, provocados en la fachada, han motivado la colocación de una cadena entre las calles Marqués de Dos Aguas y de la Cultura.

Manuel Molines

La Dirección del Museo Nacional de Cerámica solicitó a la Concejalía de Movilidad Sostenible que adoptara alguna medida para evitar el acceso de dichos vehículos, y atendiendo a esa petición, el departamento que dirige Giuseppe Grezzi ha instalado una cadena para subrayar el inicio del espacio peatonal, similar a la que existió antiguamente pero se inutilizó hace más de una década. La cadena se ha instalado intentando provocar la menor molestia a todo tipo de personas, incluidas las que tienen la movilidad reducida o llevan carritos de cualquier tipo. La actuación integral ha consistido en la reposición de los bolardos de piedra que faltaban y de una cadena de mayor envergadura para que no sea tan fácilmente retirable, aunque puede ser desenganchada por los servicios de emergencia en caso de necesidad.

Por otra parte, se ha habilitado un acceso por la calle del Embajador Vich, al retirar uno de los bolardos allí existentes, para dejar paso libre al vado existente en la zona peatonal y a los residentes que necesiten acceder a su domicilio.

Lo cierto es que la zona en la que ha actuado ahora Movilidad Sostenible es muy transitada por miles de personas todos los días, tanto por el eminente carácter comercial de la calle como por la cercanía de un conocido hotel en la misma esquina de Cultura con Marqués de Dos Aguas. Por todo ello, la colocación de la cadena ha sorprendido sobre todo a quienes acuden con más asiduidad al centro de la ciudad. Además, si bien el Consistorio ha garantizado el acceso de los vehículos de emergencia porque la cadena es fácilmente retirable, lo cierto es que residentes en la zona temen que este obstáculo impida la entrada bomberos o policía local.

Además, cabe recordar que la concejalía que dirige Grezzi no es muy proclive a colocar este tipo de elementos que dificultan no sólo el acceso de los vehículos sino también el tránsito peatonal. En cada actuación viaria que lleva a cabo la concejalía se eliminan bolardos, cambiándose por maceteros más grandes pero también más evitables para los peatones y que delimitan zonas donde los coches no pueden entrar. Sin ir más lejos, el pasado año el Consistorio retiró 664 bolardos, muchos de ellos de calles peatonales como Serranos o Salvador o de vías con tráfico pacificado como Cocinas, Almudín o Bolsería, entre otras. También se eliminaron en algunas calles, como Comedias, en las que dificultaban el propio estacionamiento permitido. No obstante, estos elementos se han seguido utilizando en los casos considerados estrictamente necesarios, como son evitar el acceso a nuevas zonas peatonales, disuadir de cargas y descargas en zonas no habilitadas para ello, garantizar la seguridad en zonas próximas a jardines muy utilizadas por niños y donde el acceso indebido de vehículos puede causar un peligro, entre otros supuestos que estudia Movilidad caso por caso.

Fotos

Vídeos