El desmontaje de pasarelas en la avenida del Cid amenaza con seis meses de atascos

Tareas de preparación del desmontaje de la primera pasarela, anoche. / J. J. Monzó
Tareas de preparación del desmontaje de la primera pasarela, anoche. / J. J. Monzó

El Ayuntamiento de Valencia empieza a quitar los puentes que permiten salvar una vía de más de seis carriles y vecinos y conductores temen embotellamientos

ÁLEX SERRANO Valencia

El martes por la noche comenzaron las obras de desmontaje de dos de las seis pasarelas que cruzan la avenida, entrada a la ciudad desde la A-3 y los polígonos de localidades como Manises o Quart de Poblet, entre otras. Los cortes al tráfico que comenzaron anoche se repetirán mientras duren las obras y aunque se intentará que no afecten a la circulación diurna (razón por la cual el grueso de los trabajos se hace de noche), fuentes de las obras no descartaban que pudiera haber alguna afección durante el día.

Los trabajos de desmontaje, que pretenden así cumplir una promesa electoral del PSPV, se desarrollarán durante seis meses, según informó este martes el servicio de Movilidad Sostenible en su página web. Se irán haciendo de manera escalonada y el Consistorio irá habilitando distintos pasos de peatones pasarela a pasarela para reducir los problemas en el tráfico. Tanto anoche como en próximas noches la avenida del Cid estará cerrada en el tramo correspondiente y el Ayuntamiento ya ha preparado los desvíos pertinentes para facilitar la circulación en la avenida incluso de madrugada.

Fuentes socialistas insisten en el mal estado de las pasarelas para justificar la decisión de retirarlas. Cuando se hayan desmontado, las únicas que quedarán en la ciudad será la que salva la playa de vías de la estación del Norte a la altura de Malilla y las que cruzan la avenida Hermanos Maristas, en la entrada desde la Pista de Silla. La intención del Consistorio es aumentar la pacificación del tráfico en estas grandes avenidas, pero a nadie se le escapa que la retirada de las pasarelas supondrá, también, una importante reducción de la velocidad a la que se rueda por las entradas a la ciudad, habituales puntos de controles de la Policía Local tanto para evitar exceso de velocidad como que se circulen con alcohol en sangre.

Semáforos más lentos

La eliminación de las pasarelas obliga al Ayuntamiento a habilitar nuevos pasos de peatones para cruzar la avenida. Estas zonas se han creado aprovechando, en muchos casos, semáforos ya existentes. Además, cada paso de peatones es distinto porque requiere un determinado tiempo de cruce, teniendo en cuenta tanto anchura de la calle (variable en distintos puntos) como el tráfico que llega (no es el mismo el que entra a la ciudad que el que sale).

Sin embargo, LAS PROVINCIAS pudo comprobar este martes que los semáforos para peatones serán mucho más largos que los actuales, algo que por otra parte tiene sentido porque se ha de adaptar a la gente que cruce. Ninguno de los semáforos en estos pasos para peatones permitirá el cruce de un lado a otro de la avenida a velocidad normal. En el caso del nuevo semáforo instalado en la esquina de la avenida del Cid con la calle Hermanos Rivas, dura exactamente 41 segundos, lo que permite llegar hasta la isleta creada en el bulevar de la avenida. El proyecto contemplaba, precisamente, la creación de este tipo de zonas de descanso. Además, marcaba la directriz de que había que mantener la anchura de la zona ajardinada para así garantizar la seguridad en ese punto.

Con respecto a otros semáforos de la misma avenida, la diferencia es importantísima. Concretamente, de más de 16 segundos. En el caso de las luminarias de la avenida a la altura del barrio de la Luz, los semáforos duran 25 segundos, lo que supondrá un importante retraso en la circulación en esta avenida, una de las más importantes de la ciudad.

Los vecinos ya han mostrado su rechazo al desmontaje de las pasarelas. Residentes en Nou Moles o la Fuensanta tildan la medida de innecesaria y solicitan que el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, se reúna con ellos para explicarles el porqué de una decisión que saturará de tráfico una de las avenidas más transitadas de Valencia según las asociaciones de taxistas. La presidenta de la asociación del primero de los barrios, Casilda Osa, critica que no hayan sido reunidos por el concejal Sarrià pese a que se comprometió a acudir a la Junta de Distrito de Abastos a explicar la medida, entidad que visitó el 2 de mayo para explicar la cuestión, según fuentes socialistas.

Similar opinión tiene, desde el otro lado de la avenida del Cid, Ángel Moreno, presidente de la Asociación de Vecinos de la Fuensanta. «Nos parece muy mal, verdaderamente muy mal. Pero lo está haciendo Grezzi con Ribó y no se puede hacer nada, porque hacen lo que quieren con la ciudad», lamenta.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés criticó este martes el desmontaje. «El tiempo nos está dando la razón cuando dijimos que Sarrià y Grezzi iban a hacer la casa por el tejado. Si las pasarelas no eran recuperables, había que haber hablado con los vecinos y los colectivos afectados», denunció Estellés, que insistió en que había que haber puesto en marcha «cruces de superficie para minimizar el impacto en el trafico» antes de desmontar las pasarelas «que fuesen absolutamente necesarias, preferente e intensivamente en verano»: «En Ciudadanos hemos preguntado muchas veces a Sarrià sobre las reuniones mantenidas con los vecinos y las respuestas siempre han sido esquivas».

Fotos

Vídeos