Las denuncias por adoctrinamiento en las aulas llegan al Ministerio de Educación

Libro de preparación del Superior de la JQCV donde se cuestiona la honorabilidad de Camps en relación al caso de los trajes./PLV
Libro de preparación del Superior de la JQCV donde se cuestiona la honorabilidad de Camps en relación al caso de los trajes. / PLV

Organizaciones valencianas y asociaciones de padres reclaman al Gobierno y a la conselleria que actúen ante los casos descubiertos

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La Alta Inspección de Educación, dependiente del ministerio, recibirá en las próximas semanas un paquete de denuncias sobre supuesto adoctrinamiento en centros educativos de la Comunitat, tal y como informaron ayer desde la organización Plataforma Valencianista (PLV), que desde 2016 mantiene activa una campaña que recopila quejas y pruebas de padres de alumnos para trasladarlas al Síndic de Greuges. Fuentes de la entidad dijeron que ahora presentarán todas las que han recibido -131-, si bien la mayoría se refieren a ayuntamientos o entidades alejadas del mundo educativo. Las vinculadas con centros suman una treintena.

Cabe recordar que en mayo el ministerio advirtió a sus inspectores de que estuvieran alerta ante cualquier denuncia relacionada con tergiversaciones en las aulas, fundamentalmente en libros, para en ese caso elevar un informe al departamento. La comunicación llegó tras publicarse un informe del sindicato catalán Ames que hablaba de planteamientos «ideológicos o tendenciosos» de algunos de los manuales de Ciencias Sociales utilizados en la región vecina, pues favorecían sentimientos identitarios a base de omitir elementos comunes con España.

La gran mayoría de las quejas de Plataforma Valencianista (PLV), que pretende que se actúe en los centros, se refieren a la venta de lotería de Escola Valenciana en los colegios, a la elaboración de carteles y trabajos por parte de los alumnos para el 9 d'Octubre donde abundan banderas cuatribarradas y a la utilización de libros donde se habla de catalán y no de valenciano. También las hay contra editoriales o centros de formación de adultos.

Cartel de una revista de un centro de adultos que abre el capítulo sobre el 9 d'Octubre.
Cartel de una revista de un centro de adultos que abre el capítulo sobre el 9 d'Octubre. / PLV

Por su parte, la Federación Católica de Apas de Valencia (Fcapa) ha presentado un escrito ante la Inspección General de Educación, dependiente de la secretaría autonómica de la conselleria, en el que pide «prevenir, atajar y evitar la reiteración del adoctrinamiento político ideológico en los centros», así como «supervisar y corregir» los casos descritos en la queja, entre ellos la utilización en algunos colegios de una canción del cantautor Pau Alabajos para la conmemoración del 9 d'Octubre. Fcapa señala que está «significado políticamente con una determinada idea nacionalista» y es «afín a un concreto partido político», pues es concejal de Compromís en Torrent. «¿No había ninguna canción o texto de un escritor valenciano de renombre que pudiera ser usada para unir a los valencianos y no para dividir y crear diferencias ese día?», se pregunta Fcapa, que pone a disposición de la conselleria las copias de los materiales utilizados.

Alabajos, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, replicó que «no toleran que tenga unas ideas concretas y el carnet de un partido concreto». «A mi juicio Fcapa se comporta como el Tribunal de la Santa Inquisición del siglo XXI», añadió, antes de defender que la canción utilizada -Valencia, 9 d'Octubre- habla de la manifestación cívica que se organiza desde 1977, «comprometida con la democracia, la libertad y el autogobierno para los valencianos».

La federación también pide, «con el fin de evitar el adoctrinamiento ideológico y político», que se impida la participación en aulas de «cargos políticos que den mítines o proclamas a los alumnos». No la cita expresamente, pero recuerda a la charla del conseller Vicent Soler a alumnos de Secundaria donde criticó la infrafinanciación o las políticas del gobierno del PP.

Por último Fcapa señala que el ordenamiento jurídico obliga a la neutralidad ideológica de los centros públicos y también hace referencia a las polémicas agendas escolares para este curso repartidas en varias escuelas, denunciadas por la Fapa Gabriel Miró de Alicante. En ellas no se habla de valenciano, sino de catalán, e incluyen un apartado -'Decàleg de l'activisme cultural franjolí per a la mainada catalanoparlant'- donde se insta a utilizarlo sin caer en castellanismos y en todos los ámbitos. El presidente de la federación, Ramón López, propondrá en la junta del próximo sábado trasladar el caso al Síndic de Greuges y pedir a Ximo Puig que inste a su retirada de los centros.

Más

Fotos

Vídeos