Las libranzas impuestas a los taxistas reducen a la mitad la flota pese al auge de turistas

Las libranzas impuestas a los taxistas reducen a la mitad la flota pese al auge de turistas

La reducción de la flota al 50% por las vacaciones hace muy difícil conseguir un taxi en la ciudad

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Los experimentos con gaseosa, como se suele decir. Las libranzas impuestas a los taxistas este año por primera vez en Semana Santa y Pascua han supuesto un tiro en el pie al sector, donde ayer mismo se registró una enorme cola en la terminal de cruceros a primera hora de la mañana, pusieron en riesgo el servicio en el aeropuerto y amenazan este fin de semana la demanda que genere la Copa Davis.

Así lo denunció Isabel Segura, presidenta de la Plataforma de Afectados por la Ley del Taxi, al criticar que la decisión de que la mitad de la flota libre en Semana Santa y el resto en las vacaciones de Pascua ha sido un «enorme error que estamos pagando los taxistas y los usuarios».

La primera parte del periodo de descanso obligatorio fue del 31 de marzo a este miércoles, ambos inclusive. Ayer comenzó la segunda, que durará hasta el próximo lunes. Valencia y su área metropolitana cuentan con una flota de 3.000 vehículos, aunque Segura consideró que «como mucho habrá 1.200 taxis en la calle cada día porque se añade el efecto del día de libranza semanal». Esto no se aplica por fortuna los fines de semana.

El primer día del segundo periodo coincidió con la llegada al puerto del crucero MSC Divina, con una capacidad de 4.345 pasajeros. A primera hora de la mañana, las inmediaciones de la terminal eran un hervidero de cruceristas con maletas esperando un taxi junto a la parada.

«El problema es precisamente que iban con maletas, es decir, hacían transbordo para coger el AVE o un avión», consideró la presidenta de la plataforma, quien dijo junto a la parada del aeropuerto que la espera de los conductores «es bastante menor a lo habitual; como lleguen un par de aviones juntos esto se vacía de vehículos».

Las libranzas son obligadas y se reparten entre las licencias pares e impares. Cualquier inspección de la Conselleria o la Policía Local podría suponer una multa para los taxistas, por lo que Segura puso en duda que haya un servicio adecuado en el centro de Valencia durante las jornadas de la Copa Davis.

La resolución de la Conselleria de Obras Públicas se aprobó el pasado 11 de diciembre y regula la prestación del servicio de lunes a viernes, donde cada día descansa la quinta parte de la flota. Los fines de semana y los festivos también cuentan con una regulación, igual que ocurre en jornadas de gran demanda, cuando se libera de esta obligación. Este año la novedad fue añadir las vacaciones de Semana Santa y Pascua, lo que ha tenido un resultado más que cuestionado a la vista de las colas ayer en el puerto. «Nos tememos que en 2019 quieran añadir la Navidad, según se dice. Esperemos que no», dijo Segura para que así se ofrezca un mejor servicio público de transporte.

El sector está muy alterado los últimos meses por los conflictos abiertos con la Ley del Taxi, en periodo de alegaciones. El último conflicto registrado fue las pasadas Fallas, debido al error en el taxímetro ocurrido el día 15, que marcaba festivo cuando se trataba de un día laborable. Esto supuso según la Policía Local un total de 131 multas, además de obligar a cientos de conductores a parar los vehículos y dejar de prestar el servicio.

«Aquello fue un error informático pero ahora se trata de un error por la decisión tomada», consideró Segura. «¿Si esto ha pasado un día normal, qué ocurrirá con las necesidades de taxis con la Copa Davis?», insistió. El torneo empieza hoy en la plaza de Toros y prácticamente se han vendido todas las entradas. «¿Nadie ha pensado que es un evento especial que necesita mayor cobertura?», reiteró.«Es incomprensible que después de lo que pasó el primer día de Fallas, la Conselleria vuelva a regular mal las vacaciones y deje sin servicio de taxi a la población esta semana, que aunque los niños no tengan colegio, la población sí que va a trabajar como un día normal y los cruceristas siguen llegando al puerto según el calendario marcado con meses de antelación», añadió. Hoy se ha previsto la llegada de tres cruceros con una capacidad conjunta que supera los 4.000 pasajeros, por lo que auguró que «los problemas volverán a repetirse».

Fotos

Vídeos