El PP denuncia que Fuset convoca plazas a medida para dos de sus asesores

Gil-Manuel Hernández, con polo azul, a la izquierda de Fuset y Josep Lluís Marín, tras Hernández. / signes

El concurso coincide con el fin de la prórroga de servicio de Josep Lluís Marín y Gil-Manuel Hernández en los meses de julio y septiembre

LOLA SORIANO

valencia. El grupo popular denuncia que el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, ha convocado un concurso de dos plazas de jefe de sección de Cultura Festiva a medida. El concejal Félix Crespo argumenta en su crítica que no se destina únicamente a los funcionarios municipales, «y, por tanto, es la primera vez que se convoca un concurso de méritos de personal de otras administraciones». Además, asegura que en las bases se incluyen requisitos específicos que podrían interpretarse como un traje a medida.

Crespo denuncia que para el puesto de jefe de sección de Patrimonio Festivo se han aprobado unas bases específicas de méritos que indican que para ese puesto de trabajo se precisa «una categoría de técnico medio de promoción lingüística». En este sentido, Crespo afirma que no se entiende «que para ese puesto y para las tareas definidas en las bases sea un requisito ser técnico medio de promoción lingüística, ya que en ninguna tarea referenciada se refleja esta necesidad». Casualmente el actual jefe de sección Josep Lluís Marín, que se encuentra en comisión de servicio, cumple con este perfil, ya que es funcionario de la Generalitat y lingüísta.

La otra plaza que Fuset saca a concurso tampoco se limita a funcionarios municipales, se recoge el requisito de ser funcionario de carrera de cualquier administración pública con la categoría de técnico administrativo especial 1, con titulación superior universitaria y del subgrupo de clasificación profesional A1, un perfil similar al de Gil-Manuel Hernández, responsable de los museos festivos, profesor universitario y que está en comisión de servicio.

La convocatoria de este concurso coincide con la finalización de la prórroga de comisión de servicio de Marín y Hernández por el que han recibido un sueldo, según fuentes consultadas de entre 55.000 y 60.000 euros, entre el sueldo base, los trienios y productividad. Los dos jefes de servicio fueron contratados, según recordó ayer el concejal Félix Crespo, «en 2015 aduciendo razones de urgencia y la imposibilidad de una inmediata provisión de un funcionario de esta corporación. Las dos plazas están siendo ocupadas por funcionarios de otras administraciones y fueron creadas ex profeso con las previas modificaciones y tras solicitarlo Fuset». Luego se les prorrogó un año más, pero han alcanzado el periodo máximo previsto. De hecho, la comisión de servicio de Marín concluye en julio y la de Hernández en septiembre.

Crespo señaló que es «significativo que en vísperas de la finalización de las prórrogas se convoque el concurso de méritos abierto a personal de otras administraciones con extrema urgencia». Además, se trata de un concurso «para la provisión definitiva de las dos plazas».

Según Crespo, «se comprueba fácilmente que en el caso de presentarse las actuales personas que ocupan las plazas que se concursan partirían con bastantes puntos a favor, ya que curiosamente la baremación en varios apartados es altísima por la experiencia acumulada en estos puestos, cuando no existían con anterioridad». De los 100 puntos previstos, 35 se conceden por la entrevista y la memoria.

El concurso se publicó «con rapidez inaudita en el BOP día 7» y el plazo para presentarse es de quince días, coincidiendo con el final de mes. Se precisarán tres o cuatro meses para concluir el proceso y desde el grupo popular se preguntan qué pasará en este compás de espera.

Fotos

Vídeos