Las deficiencias en fuentes y jardines frenan la recepción del acceso de la avenida Cataluña

P. M. VALENCIA.

La recepción del acceso a Valencia desde la V-21, la avenida Cataluña, está más lejos que nunca a tenor de las palabras ayer del concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, quien destacó el mal estado de algunas de las instalaciones construidas por el Ministerio de Fomento y que se abrieron al tráfico en junio de 2009.

La recogida de datos para el informe de deficiencias es algo que coordina el servicio de Movilidad, aunque el edil dijo que algunas son muy evidentes, como las láminas de agua y las fuentes que no funcionan. Tampoco está claro el futuro de la torre mirador, de 45 metros de altura y que apenas estuvo abierta unos días.

El mirador acristalado domina todo el acceso, donde se sitúa el conjunto de fuentes más grande de la ciudad. La jardinería está echada a perder, lo mismo que buena parte de la estructura metálica de la pasarela peatonal que conduce al centro de la rotonda.

Sarrià enumeró algunas de estos equipamientos faltos de reparación, algo que a juicio del Consistorio debe realizarlo Fomento. La parte del tráfico, calzada y sistemas de gestión de la circulación, sí que dependen de las contratas municipales, aunque no ocurre lo mismo con todo lo demás. De la jardinería otro de los elementos inservibles son las palmeras, al estar todas aquejadas en su día por la plaga del picudo rojo.

Fotos

Vídeos