Curso okupa para reventar casas

Cartel. Anuncio de la jornada del Ateneo Libertario que se difunde en redes sociales. / lp
Cartel. Anuncio de la jornada del Ateneo Libertario que se difunde en redes sociales. / lp

El Ateneo Libertario acoge la jornada mientras el Ayuntamiento trata de evitar más ocupaciones en los inmuebles públicos

P. MORENOVALENCIA.

Vermú casero y paella vegana es lo que ofrece el Ateneo Libertario del Cabanyal el próximo 4 de noviembre, aunque antes se realizará un taller muy particular, donde durante dos horas se enseñará a quien quiera participar cómo abrir cerraduras. La entidad afín al movimiento okupa y otras iniciativas alternativas ya ha publicitado esta actividad en redes sociales, precisamente en el barrio de Valencia donde hay más viviendas ocupadas ilegalmente según los datos que maneja el Ayuntamiento.

El taller ya ha sido puesto en conocimiento de la Policía Local y la Policía Nacional, indicaron fuentes conocedoras del caso, aunque no se tiene constancia de ninguna iniciativa en contra de que se celebre. Bajo el título de 'The Art of Lockpicking' no se tiene que ser muy listo para comprobar de qué tratará, es decir, abrir cerraduras con ganzúas.

La jornada se realizará en la sede que la entidad tiene en la calle Barraca, 57. Se anuncia en su página web como lugar de la «Biblioteca Social Contrabando, Radio Malva, Menjadors vegans, espai d'assemblees,... construint resistències!».

El taller de aprendizaje para abrir cerraduras coincide con la intensificación del Ayuntamiento en todo tipo de gestiones para reducir en el Cabanyal y el Canyamelar las viviendas ocupadas ilegalmente. La concejal de Bienestar Social, Consol Castillo, dio cuenta este jueves de las acciones realizadas para integrar a familias sin recursos económicos, mientras que el alcalde Joan Ribó pidió hace poco a la Fiscalía que acelerara las órdenes de desalojo.

Esas iniciativas no terminan de cuajar por la lentitud en los trámites administrativos, lo que ha provocado las primeras críticas de las asociaciones vecinales, que comparten con el gobierno municipal el apoyo al plan urbanístico que sustituirá a la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. En los dos barrios hay contabilizados 17 inmuebles públicos en manos del movimiento okupa, que suman en total 26 viviendas.

El listado incluye ejemplos como la plaza de los Ángeles y las calles Barraca, Francisco Eiximenis, Padre Luis Navarro, Reina y San Pedro. La empresa pública Plan Cabanyal-Canyamelar, formada por el Consistorio y la Generalitat a partes iguales, ha subastado hace poco 14 pisos a particulares y empresas para su rehabilitación, un proceso accidentado porque los técnicos de la entidad deben vigilar continuamente las viviendas por los intentos de ocupación ilegal.

El director gerente de la empresa, Vicent Gallart, comentó recientemente que están a la espera de la baremación final y el resto de trámites para poder llevar las escrituras a la notaría y formalizar las ventas. La previsión es ingresar medio millón de euros, que servirán para promover proyectos públicos.

En cuanto al movimiento okupa, otras fuentes señalaron que las ocupaciones «suelen ser tranquilas y no suponen problemas de orden público», salvo la circunstancia de que la propiedad queda inmovilizada y no se puede ofrecer en el mercado inmobiliario para su recuperación.

Fotos

Vídeos